Fundacion Fulicoma atendiendo a los niños en su parte pedagógica y social de Manizales, Colombia
Pages: 12 | Next >
Educar en la Infancia
educar-infancia
Fuente: Vida Amor y Familia. Tomo  3
Editores: Rezza

Durante los primeros años se construye la base para el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos. El motor que moviliza el proceso de desarrollo es el afecto, la relación entre padres e hijos. Se identifica como forma primordial a través del apego y el afecto, que permiten crear la suficiente confianza como para aprender todo lo que precisamos y afrontar con eficacia los diferentes desafíos que nos presenta el diario vivir.
Como dice Goethe: “da más fuerza saberse amado que saberse fuerte: la certeza del amor, cuando existe nos hace invulnerables”. Este es un hecho real que se evidencia en cada ser humano. Por ello los padres, durante los años de la infancia, deben fortalecer los lazos afectivos con sus hijos, a través de actitudes de aceptación, tolerancia, y afecto compartido por medio del contacto físico y verbal.
Cuando el hijo se sabe amado, que es diferente a “sobreprotegido y mimado”, desarrolla una seguridad emocional que le permite ser más libre para explorar, conocer su entorno, y favorece a su vez el desarrollo físico y cognitivo.
Los niños que se sienten amados por lo que “son”, se manifiestan como chicos curiosos, con mayor creatividad e iniciativa.
Otra labor fundamental dentro de esta primera etapa de desarrollo es el ejercicio de la autoridad, que permite a los chicos aprender a desarrollar la conciencia con relación a “realidad” individual y compartida. El aprendizaje de una autonomía responsable parte de la posibilidad que el niño tenga desde muy chico para elegir y participar en la vida familiar, en cuanto a la toma de decisiones acordes con la edad, así como también para responder por sus acciones y decisiones. Por ello, es necesario que en la familia cada miembro conozca que se espera de él, cuales son las normas y valores de la familia, y cuáles son las consecuencias de no respetarlas. 
regístrate-aquí
Para Participar en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 

Carta de un Hijo a todos los padres del mundo

Tags:
Carta de un Hijo a todos los padres del mundo
carta-hijo
Fuente: Tomado de Amigo del hogar No 393, Republica dominicana

No me des todo lo que pida. A veces sólo pido para ver hasta cuánto puedo lograr.
No me grites. Te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar a mí también y yo no quiero hacerlo.
No des siempre órdenes. Si en vez de órdenes a veces me pidieras las cosas, yo las haría más rápido y con más gusto.
Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio un premio, dámelo, pero también si es castigo.
Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos, ya que porque seamos familia, eso no quiere decir que no podamos ser amigos también.
No me digas que haga una cosa y tú no la haces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas aunque no lo digas. Pero nunca haré lo que tú digas y no hagas.
No me compares con nadie, especialmente con mi hermano y hermana, si tú me haces lucir mejor que los demás, alguien va a sufrir; y si me haces lucir peor que los demás, seré yo quien sufra.
No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer; decídete y mantén esa decisión.
Déjame valerme por mi mismo. Si tú lo haces todo por mí, yo nunca podré aprender.
Enséñame a amar y a conocer a Dios. No importa si en el colegio me quieren enseñar, porque de nada vale, si yo veo que tú ni conoces ni amas a Dios.
Cuando te cuente un problema mío, no me digas “no tengo tiempo para boberías” o “eso no tiene importancia”. Trata de comprenderme y ayudarme.
No digas mentiras delante de mí, ni me digas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que me dices.
Cuando yo hago algo malo, no me exijas que te diga “por qué lo hice”. A veces no yo mismo lo sé.
Cuando estás equivocado con algo, admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también.
Y quiéreme y dímelo a mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes sociales

facebook google-plus participa-foros
  
   

Crisis de la Niñez: Entre la independencia y la dependencia

Tags:
Crisis de la Niñez: Entre la independencia y la dependencia
crisis- infancia
Fuente: Aprendiendo y creciendo juntos Tomo II Colección para padres y Maestros
Editorial: Ediciones Gamma


El periodo de los cuatro a los seis años se inicia con lo que se llama la crisis de la niñez, caracterizada por ser un tiempo de transición entre la infancia y la relativa madurez de la edad escolar; época en la que el niño se debate entre la independencia y comportamientos más aniñados, entre el impulso de construirse como un ser único y diferente de sus padres y la necesidad de depender aún de sus cuidados, afecto y protección.
Con respecto al desarrollo de su autonomía, es un tiempo en el que el niño experimenta sentimientos contradictorios. De alguna manera le gustaría aferrarse a los placeres de la infancia, pero en otros momentos la posibilidad de alcanzar a los adultos y tratar de ser como ellos parece despertarle gran entusiasmo.
CARACTERÍSTICAS ESPECIALES EN ESTA EDAD

Ø  Le Gusta Sentir Que Controla La Situación
Se mantiene ocupado poniendo a prueba todas sus capacidades, luchando por tener un mejor control interno de sus acciones y expresando sus necesidades gracias al dominio del lenguaje. Manifiesta claramente lo que quiere en ese momento en frases como “estoy bravo contigo”, “tengo hambre”, “no te vayas”, “tengo sueño”, “meda pena”, “quiero ir al centro comercial para comer hamburguesa”.
 
Ø  Tiene Una Gran Necesidad De Manejar Situaciones
Los niños se dan cuenta de que tener el control sobre las cosas y sobre los demás les da seguridad y poder; por eso son tan “mandones” y resistentes a cualquier tipo de cambio.
 
Ø  Necesitan Reconocimiento
En esta edad es el centro del universo; quieren y necesitan ser el primero, ganar, y gracias a esto “ser más querido y admirado”. No pueden perder méritos ni aceptar críticas. No les da importancia a los ruegos, alardes o necesidades de otros a no ser que él gane algo por eso. Es mandón, dominante, y continua testarudo. Constituye un periodo que puede ser problemático  para los padres ya que resulta difícil entender los comportamientos que producen los cambios físicos y psicológicos que tienen lugar en este tiempo.

Ø  Asume Responsabilidades De Acuerdo Con Qué Tanto Le Interese
Desarrolla una conciencia o un sentido de responsabilidad sobre hechos que para él son importantes. Esta responsabilidad se expresa especialmente en juegos de tipo competencia o en algunos que requieran habilidades sociales, por ejemplo aceptar las normas, encargarse de alguna misión como escuchar algo con atención o avisar a otros niños cuando el juego termina, lo cual cumplirá al pie de la letra. Sin embargo, se negará a hacer otras tareas que no le atraigan.
 
Ø  Es Especialmente Sensible
En esta etapa los sentimientos son muy intensos y los expresan vívidamente, a través de su comportamiento los niños exteriorizan todo lo que están sintiendo, inclusive sentimientos afectuosos pueden ser manifestados de manera violenta, pero igual hacen alarde de su alegría riendo estruendosamente, hablando sin recato de las situaciones que los incomoda o de las personas que no les gustan, no obstante comienzan a manejar sus sentimientos en forma más adecuada.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros




Bien
bien-familia
Fuente: Valores, Civismo, Familia y Sociedad.
Editorial: Rezza.

Es un hecho que el hombre es un ser llamado a obrar el bien,  a buscar el camino de la superación personal y a ayudar desde su experiencia a otros. El obrar con criterios cimentados en el bien es una norma de vida para cada persona, pero más que eso es una opción, una decisión que se toma, y es decisión porque el hombre, haciendo uso del don sagrado de la libertad, puede optar, elegir, sin olvidar que en la medida en que busque el camino del bien va a crecer como persona, y que en caso contrario va en camino de su propia degradación.
“Todo hombre escucha en su interior la voz de la conciencia, en ella interpreta el llamado permanente a hacer el bien y a evitar el mal, pero con cuanta facilidad éste se deja seducir motivado por el afán de lucro, por intereses particulares, por complacer su propio egoísmo, olvidando que “el bien de la humanidad parte de que cada uno disfrute al máximo de la felicidad, sin menoscabo de la felicidad de otros”(Luis Fernando Betancourt, ética y valores vol II).
Es posible que cuando se realiza una obra buena se esté favoreciendo a los demás, pero en el fondo quien más se beneficia es la persona que la realiza, pues es un medio que Dios y las demás personas le brindan para crecer en su vida y para trabajar por su propio perfeccionamiento.
Es posible es una disposición interior. Jesús mismo dice que del interior del hombre es donde salen todos los sentimientos positivos y negativos, de ahí que si su vida está orientada por la virtud puede brotar siempre el deseo de ayudar, comprender, perdonar, amar y ser solidario.
El objetivo primordial de una formación en valores para la vida en la familia, es la búsqueda del bien. La práctica del bien hace que la persona sea cada vez mejor ser humano, con capacidad para vivir plenamente y para convivir.
Obrar de acuerdo con el bien significa compartir con los demás, sentir alegría de poder servir, gozar con el bienestar de los otros, construir fraternidad, aportar los esfuerzos necesarios para alcanzar las metas.
En la humanidad son muchas más las personas que han optado por el bien. Sin embargo, a veces pareciera que se publica más el mal, que éste tiene más incidencia, y falta reconocimiento a miles y miles de seres humanos que han llegado inclusive hasta ofrendar su vida por realizar el bien a favor de otros.
Amado Nervo en su libro Plenitud, anota que “la capacidad de bien que hay en el alma humana, es desconcertante por su grandeza”. El poder que para el bien nos fue concedido es de una enormidad que pasma. Así vemos hombres destituidos de todo recurso, que realizan milagros de caridad, que cambian la organización de las sociedades, que sacan de quicio al mundo y lo renuevan. Asombra pensar lo que sería nuestro planeta si todos los humanos estuviesen educados para el amor, en vez de estar educados para el egoísmo y aun para el odio.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 

El arte del acompañamiento familiar a las nuevas generaciones.

Tags:
El arte del acompañamiento familiar a las nuevas generaciones.
 acompañamiento-familiar
Fuente: Hacia una familia integral
Autor: Gustavo Adolfo Ramírez García
ACODESI

 
 
Hoy la mayoría de los niños y jóvenes experimentan una gran soledad, aunque estén rodeados de muchedumbres, pues la demanda afectiva que reclaman no se satisface en el mar de relaciones y objetos que consumen superficialmente y que no alcanzan a colmar las necesidades fundamentales de su humanidad.(Según  escala Básica de necesidades de Max Neef). Por eso se hace indispensable papás y mamás que se sitúen al lado de sus hijos como compañeros de camino, con capacidad de convertirse en seres significativos para sus vidas y favoreciendo desde allí, el desarrollo pleno de su identidad y carácter.
El niño y el joven deben encontrar en su familia un ambiente en donde cuenten con acompañantes  que los escuchen, los ayuden a descubrirse, a descubrir la vida, a  potencializar sus capacidades, a suplir necesidades y confrontar sus limitaciones, desde la experiencia vital de quien ha vivido más y conoce un poco más del camino de la vida.
Toda la visión de esa experiencia como acompañante tiene un carácter netamente educativo, donde padres e hijos se hacen compañeros de camino en una relación dinámica, horizontal. Esta horizontalidad no debe confundirse con igualdad de roles. El rol de un padre o madre de familia implica sana autoridad (no autoritarismo), es decir, los padres son los responsables de establecer las directrices formativas de sus hijos, y no al contrario. Cuando hablamos de horizontalidad, nos referimos al profundo respeto que debe haber al escuchar a todos los miembros de la familia y encontrar en medio del dialogo y apoyados en los principios formativos de la familia, las soluciones para abordar la cotidianidad como mutuos aprendices, reconociendo que tanto los hijos como los padres tienen mucho qué decir.
Hay varias razones  para justificar hoy la importancia del acompañamiento, pero para efectos prácticos se puede resumir en tres:
1-      Las nuevas generaciones exigen un nuevo paradigma educativo: no es pertinente formar a las nuevas generaciones con los paradigmas con los que fuimos formados, porque estamos en un cambio de época en la cual se han modificado de manera profunda las características de los niños y jóvenes. Los efectos de la posmodernidad, como una postura en contra de la de los ideales de la modernidad y globalizados a través del influjo de los medios masivos de comunicación y de la cibercultura, han producido cambios radicales en los escenarios vitales en los que se mueven los niños y jóvenes actuales, los cuales podrían rsumirsen en cuatro rupturas:
-          Ruptura de identidades.
-          Ruptura con estilos de la vida anteriores
-          Ruptura en las practicas tecnológicas
-          Ruptura en los escenarios institucionales.
2-      Es un medio altamente efectivo para educar hoy: el afecto (amor) es la condición indispensable para educar hoy y el acompañamiento, una herramienta eficaz para vehiculizar el afecto de una manera formativa.
3-      Rejuvenece existencialmente al adulto: acompañar es una acción muy humana que le exige al adulto mantener una actitud abierta y renovada ante la dinámica juvenil. Es un reto para enfrentarse ante lo nuevo y desconocido. Es un llamado de la vida que exige un espíritu de aprendizaje continuo, lleno de esperanza en el porvenir.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 
Fuente: Valores, Civismo, Familia y Sociedad.
Autora: Inés Zárate B
Editorial: Rezza

                   hábitos-costumbres 
Los hábitos y las costumbres son formas concretas en que se revela el comportamiento humano; son el producto de la repetición de acciones que llegan a convertirse en modo de ser y pueden ayudar al crecimiento integral, siempre y cuando estén encaminados al bienestar y la felicidad.
“Hay ocasiones en que el concepto actitud tiende a suplantar en la moral actual al concepto clásico de hábito. Un hábito es una disposición permanente a obrar de una forma determinada.
Esta disposición es adquirida. Los hábitos se van adquiriendo a medida que se repite una forma de acción”. (Germán Marquínez)
Las costumbres están relacionadas con el esquema de valores que rige la vida social, y que son normas o pautas de comportamiento. Las costumbres de un pueblo tienen mucho que ver con sus aspiraciones e ideales.
En este tema es fundamental plantear el reto que se le presenta a la sociedad actual de educar a las generaciones presentes y futuras en la adquisición de buenos hábitos que favorezca la construcción de un mundo más justo y humano.
Es así que se sugieres estos diez consejos de oro para educar a nuestros hijos:
1.       Con amor y buen ejemplo siembre valor espiritual y moral y equilibre derechos y deberes en un proceso gradual.
2.       Establezca reglas claras y precisas con una disciplina iluminada por el respeto y la comprensión.
3.       Mantenga con ellos una buena comunicación, sin sermones, ni cantaletas. Aprenda a escuchar.
4.       Valore sus proyectos e ideas, aprecie sus esfuerzos y logros y edúquelos con una fuerte autoestima.
5.       Sea paciente y tolerante con sus errores y enséñeles a prender de sus fallas y a superar los obstáculos.
6.       Quiera de verdad a sus hijos, dedíqueles tiempo y esté disponible cuando ellos lo necesiten.
7.       Fomente actividades sanas, recreativas, deportivas y culturales. Comparta el tiempo libre con ellos.
8.       Conozca a los amigos de sus hijos, trátelos con respeto, y así podrá enseñarles a elegir sus amistades.
9.       Ayúdelos a armonizar libertad y responsabilidad, de modo que aprendan a decir no con un carácter firme.
10.   Cultive con ellos una vida espiritual. Quien es amigo de dios no llena vacíos con el alcohol y la droga.  (Gonzalo Gallo G.)  
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros
 

Actos humanos

Tags:
Actos Humanos
           actos-humanos

Fuente: Valores, Civismo, Familia y Sociedad.
Autora: Inés Zárate B
Editorial: h
 
Los seres humanos buscan dar sentido a su vida, ven en ello una necesidad, por eso en muchas ocasiones no se sienten satisfechos con lo que son y aspiran a ser cada día mejores, se esfuerzan por tener una mejor calidad de vida que los haga más humanos y más felices.
En el comportamiento humano fácilmente se puede distinguir la clase de actos que realiza la persona, unos son de carácter voluntario, otros no; unos se realizan a conciencia, otros se hacen de forma inconsciente. Los actos del hombre son aquellos que se realizan sin intervención de la razón, por ejemplo el funcionamiento biológico. Los actos humanos distinguen a los hombres de los animales porque tienden a un fin, y en ellos interviene la voluntad y la capacidad de elegir.
Se puede decir que para que un acto “sea perfectamente humano, debe darse en el pleno conocimiento y decisión libre de la voluntad, el conocimiento pleno implica advertencia y deliberación previa” “Germán Marquínez.”
Esto significa, entonces, que la persona que realiza el acto es consciente de los pros y los contras, de las consecuencias de estos actos, y los acepta en su vida.
“los actos son las manifestaciones de nuestra vitalidad. Nos expresamos a través de nuestros actos… un acto puede ser fruto de una opción, de una actitud, de un compromiso.” “Germán Marquínez”.
Los actos son acciones que están muy ligadas al ser de la persona, por eso son singulares, como lo es cada persona que actúa de acuerdo con su personalidad, o lo que normalmente se llama manera de ser.
No es fácil juzgar los actos de una persona, pues ellos llevan en su interior una intención que difícilmente es conocida por otros. Es posible que una determinada acción se interprete como buena o mala en lo que aparentemente se puede ver, pero se debe tener el mayor respeto pues su actuación puede responder a situaciones o circunstancias que los demás desconocen.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:
facebookgoogle-plus 
 
Escala de Valores
escala-valores 
Autor: Carlos Castro Saavedra

Comparto este poema especial con ustedes.
 
…Vale más el alma que un buen Sueldo;
Vale más tener las manos limpias,
que tener una fortuna amasada con lágrimas del pueblo;
vale más ser el dueño de sí mismo,
que el secretario de un pícaro con suerte;
vale más un soñador, que un pesimista;
vale más inspirar amor, que inspirar miedo;
vale más una espiga, que una espada;
vale más un hombre claro que un doctor oscuro;
vale más los títulos que otorga la vida,
que un diploma mal adquirido;
vale más un artista con hambre,
que boca llena de mentiras.
Vale más escribir en el corazón de todos,
que en el periódico de unos pocos.
Vale más sembrar semillas, que sembrar balas.
…Y vale más la fe que la desesperanza,
y más que la fe vale la mano que reparte entre los hombres…
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:
facebookgoogle-plus participa-foros



La Tolerancia
                   tolerancias-valores

Fuente: Libro: “Proyecto Hombre”
Autor: Carlos J. Bacca Sandoval

 
La tolerancia se puede entender como una actitud personal que respeta la diferencia de los demás. Sin embargo, este concepto no debe quedarse simplemente en la expresión de respeto por la diferencia sino que es necesario profundizar en ella, tratando de considerar, sobre todo, el papel que la tolerancia juega en las relaciones entre “Yo y el Otro”. Ser tolerante no significa ser sumiso, conformista, indiferente, y acrítico.
Es intolerante el que quiere imponer ideas, realizadas mediante la violencia y la fuerza. El que viola la libertad de expresión, los derechos humanos y quién ofende La dignidad del otro.
La identidad de mi Yo  con el yo del Otro implica la relación con un Nosotros.
 
Tipos de relaciones con el otro
En una relación de amo y esclavo al otro lo pienso desde mis valores y según mis opiniones, impongo mis decisiones.
En una relación de siervo a señor me ubico en el otro, me identifico con sus valores, pensamientos y costumbres,  obedezco lo que me ordenan sin estar de acuerdo.
Coherente con lo anterior, podemos definir la tolerancia como el proceso de comprensión por las diferencias con el otro. Por tanto, en la medida en que Yo me fortalezca como persona me es más fácil comprender las intenciones y aspiraciones del Otro.
Debemos entender y aceptar que somos diferentes y que cada quien es un universo de posibilidades y limitaciones diferentes a la de los demás. Entender y aceptar que existo yo y existen otros y construir la armonía entre los nosotros, aceptándonos así diferentes.
Para practicar la tolerancia: baje la voz, escuche al otro, haga un esfuerzo por entender las razones y argumentos del otro, trate de entender que el otro es como usted.
regístrate-aquí
Participaen Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros funlicoma

 
El Respeto.
                          valores- respeto
Fuente: Libro: “Proyecto Hombre”
Autor: Carlos J. Bacca Sandoval

 

Dicen que para que lo respeten a uno hay que respetar, por un principio que dice: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Si a muchos se les pregunta si están de acuerdo con ello, la mayoría contestaría que sí. Sin embargo, la realidad es otra. O si no, recuerde la última vez que estuvo haciendo una larga fila en un banco o en el cine y vio que varias personas “frescamente” pasaban y se ubicaban adelante. La respuesta no se hace esperar, los de atrás protestan por la acción pero de seguro algunos hacen lo mismo si tienen la oportunidad. Ese es el más claro ejemplo de irrespeto a otras personas, en este caso a las que pacientemente hacen fila en el banco o en el cine, mientras que a los abusivos no les importa el tiempo que ha gastado las otras personas en el turno.
El respeto es el valor que lleva a conocer los sentimientos de las otras personas, porque cuando quiero que me respeten debo respetar. Respeto, entonces, significa preocuparse por los derechos de los demás, incluso si ellos infringen los nuestros. Cuando se piensa acerca de otra persona en forma positiva, se demuestra respeto hacia ella. Cuando se tiene consideración por los sentimientos de los demás, una persona también demuestra respeto hacia sí misma. Ella está tratando a los demás de la manera como quisiera ser tratada.
 
El hecho de admirara a otra persona, o los rasgos de otra persona es una muestra de respeto.
Cuando una persona tiene una buena autoestima, demuestra que también se respeta a sí misma.
Los padres deben manifestar respeto por sus hijos, así estos sean pequeños, y hay que hacerlo con ejemplo, que constituye la mejor manera de inculcarles éste y los demás valores. A los niños hay que respetarles sus diferencias y sus espacios. Así los padres deben tener un papel de facilitadores de su desarrollo y no de autoritarios. No deben obligar a sus hijos a actuar de la manera que ellos quieren a través de la violencia.
En esto es importante tener en cuenta que la enseñanza de la autonomía es fundamental para que el niño respete a los demás. Si hay muchas alabanzas el niño se cree omnipotente, porque todo se lo toleran y llega a irrespetar a los demás.
 
A continuación haremos algunas advertencias a los padres para no caer en el irrespeto con sus hijos:  No ofenda a sus hijos. Evite frases como ¡No seas estúpido! ¡Pareces bobo! Para evitar ofenderlo, piense en la conducta del niño y en cómo puede cambiar.
1. No cantaletee. Una larga charla o cantaleta no son la mejor manera de enseñar el respeto, pues los niños pierden rápidamente el interés y al sentirse aburridos aprenden a no escuchar. En vez de eso, dé ejemplo de lo que usted quiere que aprendan y establezca reglas y limites a esas conductas.

2.  No viole el espacio privado. Husmear en los cuartos, escuchar conversaciones telefónicas, leer notas de y para los amigos y entrar sin llamar primero son actos que violan la intimidad y la confianza. Frente a esto, es imposible para los niños confiar en los adultos y aprender que la intimidad es importante.

3.  no imponga fuertes castigos por la violación de la privacidad. Cuando los niños violen la privacidad, un castigo exagerado sólo produciría ira y pérdida de respeto al adulto que lo impone. Cuando los hijos pierden el respeto hacia los adultos tienden a no querer seguir las normas que los padres están tratando de enseñar.

4. No imponga castigos severos por la violación de normas. Un castigo fuerte les produce resentimiento y los hace pensar en vengarse, en vez de pensar en las reglas y en cómo seguirlas. Para ayudar a los hijos a comportarse exija el cumplimiento de las normas en el hogar y permita que las consecuencias naturales de no hacerlo, tales como perder privilegios, actúen como recordatorio.
regìstrate-aquì
Participa en Nuestras Redes Sociales:
facebookgoogle-plus participa-foros funlicoma

Pages: 12 | Next >
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com