Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

El amor en la adolescencia

Tags:
 

 

La adolescencia es la etapa de la vida en la que aparece nuestra capacidad para sentir amor romántico. Los adolescentes, o al menos la inmensa mayoría de ellos, comienzan a experimentar este sentimiento cuando llegan a esa edad. Casi todos recordamos nuestro primer amor adolescente. Y casi siempre lo recordamos porque sentir por primera vez esa emoción deja en los seres humanos una huella imborrable.

 
¿Qué es el amor?
El amor es una de las emociones humanas. Pero es muy probable que sea la más fuerte de todas ellas. Cuando hablamos de amor, generalmente nos referimos al amor romántico aunque hay otros tipos de amor:
  • Amor filial. Es el amor entre hijos y padres.
  • Amor fraternal. Es el amor entre hermanos aunque muy frecuentemente es muy semejante al amor que se siente por algunos amigos.
  • Amistad. Es el amor profundo por los amigos.
  • Amor romántico. Es el amor hacia la pareja.
Qué define al amor romántico
El amor romántico es, precisamente, ese que descubrimos en la adolescencia. También es frecuente que el sentimiento de amistad aparezca en esta etapa de la vida. Pero lo que todos recordamos de nuestros años adolescentes suele ser el descubrimiento del amor romántico. Y este tipo de amor está definido por algunas características:
  • Deseo. La atracción sexual suele ser la primera manifestación del amor romántico aunque no siempre es así. Pero es frecuente que los jóvenes comiencen a experimentar una atracción física -deseo de estar junto a esa persona- y casi siempre también una atracción sexual -deseo de tocar, besar y tener relaciones sexuales con esa persona- cuando experimentan el amor romántico. Esa emoción que generalmente para los adolescentes es muy nueva es una de la que les provoca más turbación, falta de confianza y nerviosismo. Generalmente con el paso del tiempo cuando la han experimentado más y cuándo la conocen mejor, esas sensaciones negativas unidas al deseo suelen desaparecer. La adolescencia es también el momento de la aparición de las primeras relaciones sexuales, del descubrimiento de la propia orientación sexual y cuando los chicos y las chicas buscan respuestas a sus dudas sobre sexo.
 
  • Intimidad o apego. Es la conexión que se desarrolla hacia la persona objeto del amor romántico. Generalmente la existencia de amor romántico entre dos personas provoca también la aparición de un tipo de relación con un grado de intimidad mucho mayor que con el resto. Con la otra persona se comparten pensamientos y sentimientos que no se comparten con nadie más.
¿Amor eterno?
También es habitual que cuando se siente amor romántico por otra persona, aparezcan deseos de compromiso, de que ese amor continúe para siempre. Pero la realidad nos dice que muchas veces no es así.En algunos pocos casos el primer amor dura para siempre. Y nos encontramos con parejas que llevan juntas desde que se conocieron en la Secundaria. Pero lo normal es que no sea así. La razón principal de este hecho es que en la adolescencia los chicos y las chicas no están formados del todo. Cuando crecen van cambiando, van madurando y también varía lo que desean para su vida. Lógicamente una de las cosas que cambian es también las características que quieren en su compañero o compañera.Por eso es también muy frecuente que los adolescentes cambien a menudo de pareja. Pero eso no quiere decir que no sufran con las rupturas. Hay veces que los adultos a su alrededor quitan importancia a esas rupturas. Está bien hacerles ver que ese dolor que en el momento parece que será eterno, se pasará. Pero también es necesario que los adultos recuerden cómo de profundo era ese dolor.El amor a lo largo de la adolescencia
Precisamente el que la adolescencia sea una etapa de tránsito hace que la forma en la que los adolescentes vivan el amor romántico vaya cambiando según avanzan en esa edad.
  • Primera adolescencia. Cuando comienza a aparecer el amor romántico, la mayoría de los chicos y chicas lo viven como una forma de encajar mejor en un grupo. Tener una relación con alguién es, generalmente, la fórmula que usan chicas y chicos para formar parte de su grupo de amigos.
  • Final de la adolescencia. Por el contrario, cuando van pasando los años, el amor romántico es la vía para encontrar una pareja para la vida.
regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes Sociales:


facebook google-plus participa-foros funlicoma

 

10 Señales de que has encontrado el amor de tu vida

Tags:
                                                               ¿Amor verdadero?.  Ryan McVay / Getty Images

Como en las películas románticas o las novelas de amor, algunas personas saben inmediatamente al conocer a alguien que han encontrado a la persona con quien quieren compartir su vida. En otras ocasiones, lograr esa certeza lleva más tiempo y en el proceso no faltan las dudas, los rodeos y las contradicciones.

Lo que sí es cierto en ambos casos es que existen señales que nos indican que hemos hecho la elección correcta.

 

Si te reconoces en las que aquí se describen, seguramente puedes decir que tu pareja es (o va camino de ser) el amor de tu vida… o al menos eso es lo sientes ahora mismo y por lo tanto puedes decir que tienes a tu lado a aquel con quien deseas compartir tu día a día, mientras ambos así lo deseen.

1. Te sientes bien con él. No solo cuando están juntos, sino también cuando tú estás sola o en compañía de otras personas. Saber que él forma parte de tu vida te despierta un sentimiento de alegría y paz interior, y no necesitas estar a su lado a todas horas para experimentarlo.

2. Tienes ganas de darle lo mejor de ti y compartir con él las cosas cotidianas, tus sueños, tus temores, tu mundo interno… y de que él comparta lo mismo contigo.

3. La relación con él es fluida. No hay dramas, ni montañas rusas emocionales, ni tienes que hacer un esfuerzo enorme para que las cosas ocurran o encajen. Tampoco necesitas fingir ser alguien diferente a quien realmente eres, y viceversa.

4. Te das cuenta de que ambos se influyen y transforman mutuamente, y que aprenden continuamente uno del otro, aun sin pretenderlo.

No hay celos ni rivalidad, sino admiración mutua y deseo de impulsar al otro a desarrollar sus talentos, ser feliz y hacer realidad sus metas personales y profesionales.

5. Tienes la sensación de que, aunque lleven tiempo juntos, aún te quedan muchas facetas por descubrir en él, y también cosas por vivir a su lado… y te encanta.

6. Tu felicidad y bienestar son lo más importante para tu pareja, y a su lado sientes que te respeta, te ayuda y te protege, y además se siente feliz por ello. Eso te hace sentirte segura y serena, pero libre de dependencias emocionales. Y por supuesto, te despierta las ganas de contribuir en todo lo que puedas a su felicidad y bienestar.

7. Ambos comparten los mismos valores y una actitud parecida ante la vida, aunque sus gustos, costumbres o formas de ser sean muy diferentes. Se complementan en lo cotidiano, y no importa si a veces no coinciden porque están de acuerdo en los asuntos importantes.

8. Sientes que ambos crecen juntos y que las crisis les unen porque, lejos de separarles o enfrentarles, les enseñan a conocerse mejor, hallar nuevos puntos de encuentro y desarrollar la generosidad y la compasión que alimentan su mutuo amor.

9. A medida que pasan tiempo juntos, tienes la sensación de que el cariño, la complicidad, la atracción y la felicidad que compartes con tu pareja crecen y se multiplican. Estar con él te alegra el corazón y te hace vibrar en la energía del amor, la abundancia, la sensación de que las cosas fluyen de la manera adecuada.

10. Lo pasas bien con él. Te hace reír, te sientes ligera, mimada, despreocupada, un poco como cuando eras una niña. Los dos comparten complicidades, bromas privadas, canciones favoritas y momentos entrañables que siempre les despiertan una sonrisa o un sentimiento de ternura.



Síguenos en redes sociales! :


  

Bienvenidos a Amistar y Amor!

Tags:

Esta es la razón por la que es completamente aceptable ser exigente cuando se trata de amor

@kindregards
 
 
 

No tengas miedo a decirle que no a eso que no cumple con tus expectativas.

Llegamos a una edad en la que empezamos a buscar el amor no sólo por las emociones que nos causan,sino también por los planes que tenemos para el futuro. Empezamos a querer alguien que se quedará a tomar desayuno luego de pasar la noche con nosotras, alguien que recordará pequeños detalles, alguien que no llamará sólo cuando sea conveniente. Ya no somos niños aunque tampoco somos completamente adultos, sin embargo, sabemos que hay algo más allá afuera y nos decidimos a buscarlo, a correr tras ello.

Es hora de decirle adiós a todos esos chicos que se despedían con la peor excusa de todas y aunque puede que muchos crean que esta es la peor estrategia a la hora de encontrar el amor, creo que la verdad es justamente lo contrario. Después de todo, la cantidad de personas con las que has salido no tiene nada que ver con la calidad de esas citas o posibles relaciones amorosas. Si sabes que no te gusta la persona con la que saldrás ¿para qué salir y malgastar tu tiempo? La clave está en simplemente aprender a decir que no.

 

Claramente no es algo sencillo, especialmente cuando pareces ser la única persona soltera en la faz de la tierra (hay momentos en nuestras vidas en las que todos lo creemos) y cuando crees que te quedarás sola para siempre. Pero la verdad no podría ser más diferente y comenzar a decirle que no a todo eso que no te agrada simplemente te acercará a encontrar eso que quieres y que tanto te mereces.

Dile que no a esos chicos que realmente no son tu estilo, dile que no a ese chico que no te atrae y no te sientas mal por ser ‘superficial’, dile que no a ese chico que sólo te responde los mensajes de texto de noche, dile que no a ese chico que hace bromas que te hacen sentir incómoda. Dile que no a los chicos que parecen estar más interesados en sus teléfonos que en lo que tienes que decir, dile que no a los que no logran recordar lo que acabas de decirles.

En vez de eso, date un tiempo para conectarte contigo misma, para comprender qué es realmente lo que quieres y luego dile que sí sólo a aquellas personas que te interesen realmente, sólo a esas personas con las que sepas que podrías pasar tiempo de calidad. Quizás no todas esas citas terminen en algo más, pero al menos habrás invertido tu tiempo en personas que valían la pena, en hombres divertidos e interesantes. Tu tiempo es preciado y debes hacerlo valer.

 

No vale la pena gastar tu tiempo involucrándote en situaciones en las que sabes que no quieres participar, en situaciones que sabes que no son para ti. Si hay algo que tenemos que comprender es que cuando se trata del amor tenemos el derecho y el deber de ir tras eso que nos emociona, eso que nos provoca algo, eso que nos hace sentir cosas profundas. La vida es demasiado corta para estar con personas que no te hacen feliz o que no te aportan nada. Desde hoy en adelante, dile que sí sólo a eso que valga la pena.

 


Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com