Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida
Pages: 123 | Next >

Cuál es el mejor modo de disculparse o pedir perdón

Tags:

Por Ana Muñoz
Experto Motivación

  disculpa
   VladSt / Getty Images

Pedir disculpas tras cometer un error puede ser difícil para muchas personas pero, si queremos mantener buenas relaciones con los demás, no solo es importante hacerlo sino también saber hacerlo del modo apropiado.

Si haces algo que está mal o que hiere, de algún modo, a otra persona, una buena disculpa a tiempo hace posible que el otro pueda perdonar, olvidar y dejar atrás lo sucedido. De lo contrario, puede quedar demasiado presente en su memoria, perjudicar vuestra relación y disminuir el nivel de confianza que tiene en ti.

Michael McCullough, profesor de psicología de la Universidad de Miami, dirigió una amplia investigación sobre este tema y descubrió que las mejores disculpas constan de tres componentes principales:

1. Decir “lo siento” con sinceridad.

2. Ofrecer un modo de compensar o reparar el daño causado.

3. Hacernos responsables de nuestros actos.

La disculpa sincera hace que seamos mejor valorados por la otra persona y el hecho de ofrecer un modo de reparar el daño aumenta la confianza y seguridad por parte de la otra persona pues te ve como alguien que, aunque le cause un daño, va a arreglarlo en vez de dejarte con el problema para que lo arregles tú.

Imagina, por ejemplo, la diferencia entre el amigo al que le prestas un libro y te lo devuelve roto y aquél que te devuelve uno nuevo porque ha dañado sin querer el tuyo. Evidentemente, percibirás que prestar un libro a esta última persona es mucho menos arriesgado que prestárselo a la otra, aunque ambos te hayan dañado el libro.

Reparar el daño

El modo de reparar el daño es también importante. Lo que tú crees que puede ser una buena reparación puede ser visto por la otra persona como causar un daño aún mayor. Por ejemplo, cuando Susana le prestó a su amiga una falda, ésta se la devolvió rota y con un horrible remiendo mal hecho e imposible de reparar.

 

Por tanto, habla con la otra persona, plantea soluciones para reparar el daño y deja que elija la que considere más adecuada.

Muchas personas se limitan a ofrecer dinero para arreglar un daño causado cuando, a menudo, el problema no es el dinero sino las molestias causadas por el error. En casos como estos, tal vez no puedas evitar dichas molestias pero sí puedes librarle de alguna otra como un modo de compensar.

Por ejemplo, Esther prometió a su pareja que haría también la parte de tareas domésticas que le correspondía a él durante dos semanas como un modo de compensar las molestias que la había causado con su error.

A veces, la reparación puede consistir tan solo en prometer que no lo vas a hacer más o que vas a hacer un determinado cambio en tu comportamiento y, por supuesto, cumplir tu promesa.

Una repuesta empática

Cuando una persona que te ha causado algún tipo de daño siente sinceramente haberlo hecho, está mostrando empatía y se siente realmente mal por lo que ha hecho, incluso aunque haya sido sin querer; es decir, está sintiendo tu dolor y tú te das cuenta de eso.

Las personas empáticas son más valoradas porque tienen en cuenta los sentimientos de los demás y tienen cuidado de no herirlos (aunque, como todos, también cometen errores). Por este motivo, cuando la otra persona percibe la disculpa como falsa y no sentida, tendrá menos probabilidades de aceptar tus disculpas y confiará menos en ti. Por tanto, trata de ponerte en su lugar para entender cómo le afecta a esa persona (no como te afectaría a ti) el daño causado, lo que supone para dicha persona, las consecuencias que puede tener lo sucedido  y lo que puede sentir.

La interpretación del otro

Lo que para ti puede ser un olvido sin importancia que no tiene por qué volver a repetirse, puede ser visto por la otra persona (por ejemplo, por tu pareja) como una muestra de que no te importa o no te preocupas por él o ella lo suficiente. Para saber si está pasando algo así y cómo está interpretando tu pareja lo sucedido, es importante que habléis y le preguntes qué piensa hasta descubrir cómo está interpretando el suceso. De este modo, podrás aclarar cualquier malentendido y aplacar sus miedos.

Disculparse no es buscar excusas

Algunas personas tratan de disculparse buscando excusas o incluso tratando de culpar, al menos en parte, a la otra persona y poniéndose a la defensiva. Una disculpa que empieza: “Siento lo sucedido pero no habría pasado si tú…” es una muy mala disculpa porque no estás asumiendo tu responsabilidad. Por tanto, olvida esa parte y céntrate en lo que tú has hecho mal. Si la otra persona ve que lo sientes de verdad, que pides perdón y que asumes la responsabilidad, es muy probable que asuma también la suya y admita su contribución a lo sucedido.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 


Renueva tu vida de pareja con el año nuevo

Tags:
                          renueva-relación
 
Año nuevo, sentimientos nuevos.  Astronaut Images
Updated January 10, 2016.

El comienzo del año es un buen momento para reflexionar sobre nuestros sentimientos y hacer algunos cambios que nos ayuden a sentirnos más plenos y felices. Si tu relación de pareja no está funcionando todo lo bien que te gustaría, te invitamos a mirar en tu interior para averiguar qué es lo que falla y renovar tu vida de pareja con el año nuevo.

Antes de explotar, piénsalo dos veces

Es posible que después de las Navidades tú y tu pareja se sientan algo más tensos de lo habitual.

Fueron días de celebración e intimidad, pero también de compromisos sociales y familiares que pueden llegar a saturarles. Si a eso le suman las tensiones y problemas que ya estaban presentes, quizás acaben explotando por el motivo más insignificante, dejando salir todo el rencor acumulado.

Lo ideal, por supuesto, es no llegar a ese extremo.

Las palabras hieren y pueden dejar cicatrices difíciles de cerrar. Y al mismo tiempo, son la mejor herramienta que tenemos para comunicar nuestros sentimientos y expresar el amor hacia la pareja. Así que, si él o ella de verdad les importa, elijan hablar para construir, para tender puentes, para sellar su compromiso. Recuerden que la relación de pareja es una criatura que está viva y que necesita alimento. No se dejen llevar por la rutina ni se evadan con cualquier distracción insignificante.

Después, mira dentro de ti

Cuando hay algún rasgo o hábito de tu pareja que te molesta muchísimo, te hace enfadar y te despierta sentimientos muy intensos, generalmente lo que ocurre es que te recuerda a algo del pasado que no tiene nada que ver con él.

Por ejemplo, si de pequeña te sentías abandonada porque tenías una madre emocionalmente distante, es posible que ese dolor se te active cada vez que tu pareja se concentra tanto en sus hobbies que aparentemente se olvida de ti.

Darte cuenta de cuáles son tus puntos débiles y tus carencias es el primer paso que puedes dar para comprender mejor tus sentimientos.

Deberás despojarte de esa capa de orgullo que tan bien te protege de tus miedos infantiles, ya que al mismo tiempo te aísla y te impide superarlos.

Es necesario, por supuesto, que tu pareja haga lo mismo. Ambos deben conocerse bien a sí mismos, ya que de esa manera dejarán de proyectar en el otro su malestar y de hacerlo responsable de su felicidad. No es fácil, pero merece la pena.

4 maneras de reencontrarse

  1. Aceptación. En el momento en que sean capaces de reconocer y aceptar sus temores, defectos, carencias y necesidades insatisfechas, ya no necesitarán hacerle reproches y demandas excesivas a su pareja. Podrán perdonarse mutuamente por los errores cometidos y proponerse, ahora sí, hacer algunos cambios para poder seguir juntos en armonía.

  2. Humildad. Comprendan que no pueden cambiarlo todo. Cada uno tiene una manera de ser, unos principios y valores que el otro debe respetar. Tampoco pueden cambiar el pasado ni convertirse en el papá o la mamá amorosa que su pareja nunca tuvo. Acepten, pues, sus límites y crezcan a partir de ahí... o comprendan que es mejor seguir caminos separados.

  3. Espacio. Reserven tiempo para hablar de sus sentimientos. Puede ser alguna noche a la semana, después de cenar. O bien una tarde, en su café favorito. Durante esas horas olvídense del celular, de ir de compras o al cine. No escapen. Hablen sinceramente de cómo se sienten y de qué es lo que les disgusta en el otro. Recuerden hablar siempre en primera persona, sin acusar. Nada de “tú siempre...”, “tú eres...”. Mejor: “Cuando tú hacesesto, yo me siento así”. “Me disgusta cuando dices eso porque me recuerda a esto otro y lo interpreto de esta manera”.

  4. Respeto. No olviden la importancia de hablarse con delicadeza, sin herir sus sentimientos ni emplear el sarcasmo o las indirectas. Y si aun poniendo todo de su parte no logran dejar de discutir y su relación sigue estancada aunque se aman, consideren seriamente hacer una terapia psicológica, bien por separado o juntos. Un profesional independiente y objetivo les puede ayudar mucho cuando necesitan que les tiendan una mano. 

    regístrate-aquí
    Participa en Nuestras Redes Sociales:

    facebookgoogle-plus participa-foros

     


El paso del noviazgo a la convivencia

Tags:
El paso del noviazgo a la convivencia

                              noviazgo-convivencia
Fuente: Enciclopedia de la Psicología Tomo I Capitulo 5
Editorial: OCEANO

 
El estado de enamoramiento suele vivirse en la época del noviazgo, con todo lo que esta etapa comporta. Además de la falta de responsabilidades propias del noviazgo, el tiempo que se comparte es,  en su mayoría tiempo de ocio. En esta época el intercambio es altamente gratificante: los novios se proporcionan mutuamente mucha atención,  se hacen regalos,  se comunican, se dan cariño y se hacen promesas. De todo esto se desprende un alto nivel de expectativas sobre la posterior convivencia, fruto de los aspectos anteriores.
Sin embargo la intensidad del enamoramiento a menudo disminuye al iniciarse la convivencia, aunque suele conservarse un alto nivel de expectativas. En este paso decisivo en la vida de cada persona es fundamental el concepto que los miembros de la pareja tengan del amor: la idea de que el sentimiento lo supera todo suele ser perjudicial, especialmente si no va acompañada de una actitud positiva, activa y responsable, tendente a poner los medios prácticos para que así sea.
Vivimos en una sociedad que nos educa en ciertos conocimientos hasta niveles a veces exagerados y que, paralelamente, permiten que algo que hará el 95% de la población, como es vivir en pareja, se realice en forma intuitiva. Hay quienes han podido observar modelos de pareja muy válidos y estimulantes,  pero otros no han tenido tanta suerte. Es curioso que, con lo difícil que resulta hacerlo bien y lo poco preparados que vamos al matrimonio o a la convivencia, no haya aún más separaciones y divorcios.
Pero vamos a analizar qué caracteriza a las parejas satisfechas, las que consiguen pasar del enamoramiento al “amor” bien entendido y a las que, sin pasar por el enamoramiento, son capaces de vivir amorosamente.

¿Qué es el amor?
El amor de pareja es un sentimiento, un estado estable de satisfacción por permanecer con la persona elegida. Ese sentimiento guía los pensamientos y las conductas dentro de la relación. Una pareja estable, que se ama, experimenta en ciertas ocasiones emociones intensas hacia el otro (deseo entusiasmo, ilusión), pero lo habitual es que sienta confianza, admiración, armonía, orgullo y bienestar al pensar en el ser amado. También existen, lógicamente, sensaciones de duda, algunos enfados y algunos enfrentamientos, pero una pareja que se ama raramente llega a perder el respeto hacia el otro, y suele mantener determinadas normas de convivencia.
Existe parejas intensamente satisfechas de su relación, pero ese estado de felicidad puede durar lo que una noche de verano. Por el contrario todos conocemos parejas que llevan años de convivencia sin sentir más afecto por el otro que por un vecino. La satisfacción debe ser plena, y ese sentimiento debe permanecer estable a largo plazo para que se hable de “verdadero amor”.

Una conceptualización del amor: tres requisitos
Desde la perspectiva de la terapia de pareja, para que dos personas se consideren felices su relación debe reunir una serie de características. En realidad, son aquellas que, de manera más o menos conscientes, cada uno revisa al cabo de cierto tiempo, para valorar si  sigues sintiéndose satisfecho de la relación.
El primer requisito es mantener un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe. Así, ambos miembros se consideran atendidos y cómodos con un reparto equitativo y justo. En determinadas épocas alguno de los dos puede ver mermada su capacidad de dar, debido a problemas de salud, o de otro tipo; pero lo mismo puede ocurrir al otro en cualquier momento. Por tanto, aunque pueden existir periodos en que se rompa ese equilibrio, lo normal es mantenerlo a la larga. Que el intercambio de conductas entre la pareja sea primordialmente positivo es el segundo requisito. Sin duda, es indispensable que existan más cosas buenas que malas. Resulta difícil mantener una relación en que se soportan o aguanten más cosas de las que se disfrutan. El “coste” de permanecer dentro de la relación debe ser bajo hablando en términos económicos. El tercer requisito es que lo positivo que cada uno da al otro se adapte a sus gustos y necesidades personales. Tener aquellos detalles que significan estar atento a las ilusiones y a la personalidad del compañero es muy distinto a la actitud estereotipada de cumplir con los tópicos sociales de la pareja (regalos en las fechas señaladas, corbata para él, perfume para ella…) 
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 

El invento de la convivencia

Tags:
El Invento de la Convivencia

                               convivencia-pareja


Fuente: Enciclopedia de la Psicología capítulo 5 tomo 1
Editorial: OCEANO

 
A la vista de cómo funciona la pareja hoy en día, no creo que nadie se atreva a afirmar que, es el invento perfecto. Convivir es difícil, porque el ser humano es complejo y variable. Mantener el equilibrio entre nuestras emociones y nuestra razón nos roba cada día muchas energías. Nosotros mismos no nos entendemos muchas veces, así que pretender entender a nuestros semejantes, por muy cercanos que sean, puede resultarnos maravilloso a veces, y fuente de sufrimiento e impotencia otras. En la época que nos ha tocado vivir, los modelos a imitar son contradictorios. Nuestros padres y las generaciones mayores aún responde a un reparto tradicional de roles que ya no se ajustan a las necesidades de hoy. Los modelos jóvenes pecan a menudo de un exceso de estrés, de competitividad y se ven sujetos a presiones económicas que los hace volubles e inestables, se cumplen tópicos, se habla de feminismo como de algo ya agotado y lo cierto es que la pareja sobrevive porque no se conoce algo mejor.
Hombres y mujeres pretenden un equilibrio igualitario, en el que se repartan las responsabilidades y tareas por igual, pero la innegable diferencia biológica, incómoda para esta sociedad,  cuestiona toda esa teoría y hace de la maternidad un nido de problemas que parece enfrentar a ambos sexos. Las generaciones de hoy, a caballo entre el modelo tradicional paterno y el modelo igualitario teórico que no acaba de encontrar el equilibrio ideal, son felices a su modo, porque estos son sus tiempos y ésta es su vida. No podemos parar el mundo para dedicarnos a pensar y organizar las cosas a fin de que funcione de otra manera.
Por ello, lo mejor es aprovechar todas las ventajas y aprender las habilidades que nos permitan hacer frente a las dificultades en mejores condiciones.

Algo que aprender para convivir mejor

Cuando más se idealiza la convivencia, cuanto menos realistas y responsables son nuestras expectativas, más probabilidad de problemas existe. La alternativa no es dar nada por supuesto. Estar dispuestos a asumir la responsabilidad de proponer, pedir, negociar, dialogar, comprender, y tolerar. Pero también proponerse pasarlo bien, disfrutar y divertirse en un equilibrio que se consigue a pulso día a día. La autoestima de la persona que se responsabiliza de poner los medios para conseguir sus fines suele ser más alta que la de los soñadores, que esperan que el mundo les rinda pleitesía.
Así pues, se  debe mirar la convivencia como otra carrera en la que hay mucho que aprender y en la que se han de aprobar numerosos exámenes, pero en la que se avanza mucho, se disfruta y se celebran fiestas de fin de curso. Nadie ha nacido enseñado para convivir y ése suele ser el gran error: suponer que el amor lo cubrirá todo, que si hay amor no se necesita nada más. El amor pone el sentimiento y la motivación, pero por si solo no basta. Existe muchos mitos, además de éste sobre el amor, que marca las expectativas de las personas: suponer que el amor está determinado por el destino; imaginar que la persona que nos ama debe adivinar nuestros deseos y estados anímicos sin necesidad de comunicarlos; creer que la pareja que se ama nunca discute; esperar que no haya ningún secreto entre ambos y que la sinceridad sea absoluta, para bien o para mal; considerar que los problemas sexuales son un síntoma de que no se ama realmente; pensar que la pareja que se ama no necesita a nadie más, pues se basta el uno al otro.
Los jóvenes enamorados tienden a idealizar y a creer en aquel final de cuentos que dice “se casaron y fueron felices”. Pero la realidad es que la vida en pareja encierra amor y odio, momentos buenos y malos, encuentros y desencuentros, comprensión e incomprensión, compañía y a veces también soledad…

regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:
facebookgoogle-plus  participa-foros
Cuando El Orgasmo no Llega.

                                   orgasmo-relación

Fuente: Enciclopedia de la Psicología. Capítulo 5 “La Sexualidad”
Editorial: OCEANO

 
La disfunción sexual femenina más frecuente, se define como ausencia o retraso del orgasmo tras una frase de excitación previa en el contexto de una actividad sexual adecuada en cuanto a tipo, intensidad y duración. Durante muchos años fue un motivo de consulta frecuente la anorgasmia coital, es decir, mujeres que si obtenían el orgasmo mediante la estimulación del clítoris, pero no dentro del coito. Hoy sabemos que no más de un 40 por ciento de las mujeres son capaces de lograr el orgasmo únicamente con el coito. De hecho, la sensibilidad del interior de la vagina es menos que la zona clitórica y durante un coito normal el estímulo que se  produce sobre el clítoris es escaso. A pesar de ello, sigue habiendo un número importante de mujeres que rechaza cualquier otra forma de llegar al orgasmo que no sea el coito, lo cual puede dar lugar a problemas, tanto en ellas mismas por intentar forzar la respuesta orgásmica, como en sus parejas al necesitar mantener la erección y el control eyaculatorio durante un tiempo suficiente, que a veces es muy prolongado.
Cuando la falta de orgasmo aparece tras un periodo de buen funcionamiento sexual, puede deberse a la presencia de alguna enfermedad o a la toma de algún medicamento, un hipertensivo o un antidepresivo que inhiban el orgasmo. En este caso se debe tratar la enfermedad o eliminar el fármaco responsable, al tiempo que la mujer tendrá que reaprender a no estar pendiente de su orgasmo si es que, durante el tiempo que ha durado el problema, ha caído en el “rol de espectador”.
Si el problema es de anorgasmia coital, existiendo un juego previo correcto, una buena relación de pareja y un tiempo razonable de coito, es aconsejable que la mujer asuma la posibilidad de otras opciones de estimulación, aunque puede intentar mejorar el estímulo durante el coito mediante el entretenimiento de la musculatura pubococcígea (el músculo que se contrae si interrumpimos la micción) o mediante las llamadas “posturas puente”, que permiten un estímulo del clítoris durante el coito.
La falta de orgasmo en una mujer suele ser consecuencia de una educación sexual inadecuada. Pero las dificultades para alcanzar el orgasmo, tanto en el hombre como en la mujer, no significa necesariamente tener una sexualidad deficiente.    
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 

La compatibilidad en la Pareja.¿Es realmente importante?

Tags:
 
                     compatibilidad -pareja

Muchas personas que terminan una relación de pareja atribuyen la ruptura a una falta de compatibilidad, afirmando que son demasiado diferentes como para poder llevarse bien o que tienen visiones del mundo, de la vida o de la pareja totalmente distintas. Sin embargo, los investigadores han visto que estas personas no están del todo en lo cierto.

A pesar de que parece lógico pensar que si encuentras una persona que comparte tus gustos y aficiones y tu visión de la vida y con quien eres altamente compatible, puedes tener una relación más duradera y feliz, la compatibilidad apenas influye en la felicidad o duración de una relación de pareja, según el doctor Ted Hudson, de la Universidad de Texas, quien realizó un estudio longitudinal con parejas.

Lo curioso de esta investigación es que vieron que las parejas que se sentían satisfechas y felices en sus relaciones decían que la compatibilidad (o falta de ella) no era importante, mientras que las parejas que son infelices suelen echarle la culpa a la falta de compatibilidad. Al fin y al cabo, tratamos de buscar una explicación para entender por qué la relación no ha funcionado y recurrir a la falta de compatibilidad parece la explicación más sencilla aunque no la más acertada, puesto que una pareja puede ser feliz a pesar de ser muy diferentes.

Sin embargo, saber por qué no ha funcionado una relación te aporta una información muy valiosa para no cometer los mismos errores en el futuro y es importante conocerla en vez de recurrir siempre al cliché de la falta de compatibilidad.

Si no es la compatibilidad ¿qué hace que funcione una relación?

Lo que hace que funcione no es lo similares o compatibles que sois, ni las cosas que tenéis en común sino cómo os tratáis el uno al otro y, sobre todo, vuestra propia capacidad para esforzaros por hacer que la relación funcione.

Las parejas que se apoyan el uno al otro, que apoyan los sueños de su pareja, que se tratan con respeto, se admiran y se hablan bien, funcionan mejor que el resto de las parejas aunque sean muy diferentes y parezcan incompatibles.

Al fin y al cabo, si tu pareja piensa de ti que eres una persona maravillosa, te admira como persona, reconoce y admira tus cualidades, acepta tus defectos, te ayuda a perseguir tus sueños y te habla con respeto y tú haces lo mismo por tu pareja, parece muy difícil que esa relación no funcione. Es más, parece la relación perfecta.

Por desgracia, las personas no somos perfectas. Es inevitable que haya malos momentos, decepciones, malentendidos o discusiones. Y ahí es donde entra el juego el compromiso de permanecer unidos y el esfuerzo para lograrlo. Cuando una pareja acepta estos malos momentos como algo normal (sin esperar que sea todo color de rosa siempre) y se esfuerza por arreglar los problemas desde el respeto mutuo y sin olvidar que sigues teniendo delante a la persona a la que admiras y amas, entonces permanecerá junta mucho más tiempo y tendrá una relación mucho más satisfactoria.

Por tanto, a la hora de entablar una relación seria con alguien que te atrae, pregúntate si admiras a esa persona, si la valoras de verdad como persona, si ves en él o ella cualidades positivas y si te valora a ti como persona, te admira, te trata con respeto incluso cuando estáis discutiendo, apoya tus sueños y te ayuda a crecer.

Hay muchos motivos por los que las personas inician relaciones de pareja pero no todos ellos son buenos motivos. Comenzar una relación con alguien que “no está mal” para no sentirte solo mientras esperas que aparezca alguien mejor no es el mejor motivo y es muy probable que una relación con una base tan frágil como esa acabe siendo insatisfactoria. Pero, a pesar de que te va a resultar extraño lo que voy a decirte, lo que hace que una relación así sea insatisfactoria no es que estés con alguien de quien piensas simplemente que “no está mal” sino que sigas esperando algo mejor sin esforzarte lo más mínimo por convertir lo que tienes en algo bueno. Los investigadores han visto que incluso los matrimonios concertados pueden ser felices. Lo único que necesitan es comprometerse y esforzarse por hacer que la relación funcione.

Por tanto, si un matrimonio concertado puede llegar a ser feliz simplemente porque ambos se lo han propuesto, se tratan bien y se respetan, con más motivo podría ser feliz una pareja que decidió unirse por amor. 
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebokgoogle-plus participa-foros

 


Cuándo buscas ayuda para tu relación de pareja

Tags:
                                          relación-pareja
                                            © Edward Bartel

Pedir orientación profesional es una actividad a la que acuden cada día más parejas en crisis. Los matrimonios en el pasado se sostenían con otros ingredientes como la costumbre, la visión social, el sacrificio y la lealtad. Hoy esos valores no son suficientes, la relación actual necesita ver satisfechos temas como la satisfacción emocional y sexual, la gratificación, la comunicación y los proyectos comunes y equitativos.

Si sientes que tu relación de pareja está atravesando una crisis y no encuentras la manera de abordar el problema quizá sea hora de consultar a un especialista. No es cuestión de salir corriendo a la primera pelea, eso es normal, pero hay síntomas claros y precisos de que la ayuda externa es necesaria.

 

La terapia de pareja no siempre es efectiva ni actúa del mismo modo con todas las parejas, pero es una ayuda que puede beneficiar.

Las parejas son muy diferentes y reaccionan de distinta manera a la ayuda profesional. Revisa los siguientes ítems y respóndete con honestidad:

  • Ya no deseo pasar tanto tiempo con mi pareja
  • Prefiero no hablar de los problemas para evitar discusiones
  • Me aburre la rutina de la pareja
  • No sé si lo que siento es amor
  • Me pregunto si quiero seguir con mi pareja
  • No siento pasión
  • Mi pareja me irrita y no sé por qué
  • Quisiera hacer otras cosas y mi vida actual me ahoga
  • Mi pareja y yo no hablamos de nada importante
  • A mi pareja no le importa lo que yo siento o quiero
  • No me interesan las actividades de mi pareja
Si has contestado "sí" a varias de ellas es momento de acudir a terapia. Estadísticamente la ayuda profesional es más útil para las mujeres que para los hombres y, desde luego, solo sirve si ambos miembros de la pareja tienen el deseo de continuar la relación.

Cómo actúa la terapia de pareja

Lo primero que hace la terapia es reunir a los dos miembros de una pareja y "obligarlos" a comunicarse con un mediador, el terapeuta.

Este actúa como un árbitro, muchas veces permanecerá en silencio mientras la pareja habla o discute y dará su opinión después o intervendrá si la pelea llega a un punto muerto.

La terapia de pareja deja a la descubierto carencias, rencores, traumas, problemas personales que afectan a la vida en común. Muchas veces lo único que se necesita es un espacio pre programado en la semana para hablar abiertamente de lo que se siente y cómo se siente. La seguridad del consultorio permite aislar esos momentos de la vida cotidiana y, después, aplicar lo aprendido en la rutina doméstica.
 

Éxito de la terapia de pareja

Las parejas que obtienen un beneficio de la terapia de pareja son aquellas en que los dos miembros de la misma acuden motivados, que aún están enamorados y sienten que el problema es una crisis o tormenta, no el final de la pareja. Cuando uno de los dos miembros implicados en una relación ya no está interesado y ha tomado la decisión de pedir el divorcio, la terapia no tendrá ningún efecto porque por uno de los lados la pareja ha finalizado. El secreto de la ayuda profesional es ayudar a la pareja a comunicarse.


regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes sociales


facebook google-plus participa-foros


 


30 frases de amor de Alejandro Jodorowsky

Tags:
                                frases-amor-Jodorowsky
                       Jodorowsky, amor y espiritualidad.  Getty Images

Alejandro Jodorowsky (1929) es un artista chileno nacionalizado francés en 1980. Se trata de una de las figuras públicas más polifacéticas de nuestros días, pues lo conocemos como escritor, director de cine, instructor de tarot, mino, psicoterapeuta o psicomago.

Jodorowsky utiliza todas las facetas del arte para despertar en el público la lucidez y espiritualidad dormidas, y nos ha dejado bellísimas y certeras reflexiones acerca del yo, la felicidad, el amor, la autoestima, los sentimientos y todo aquello que trasciende la cotidianeidad para conectarnos con nuestra fuerza interior y con el corazón.

Aquí, una selección de sus frases más inspiradas:

      1. Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.

      2. No establezcas amistades inútiles.

      3. Como la del sol, tu luz es para todos; ama incluso lo que parece odioso.

      4. Por amor, no solo copiamos los valores de nuestros padres, sino también sus enfermedades.

      5. No puedes dar el amor que no sientes. En vez de inventar sentimientos, logra amarte a ti mismo.

      6. Amor es lo que tenemos mi gato y yo: ¡no nos pedimos nada, ni él quiere cambiarme, ni yo a él! Eso es el amor, estar contento con la existencia del otro, simplemente. No esperar nada de él.

      7. Otorga a cada palabra raíces en el corazón.

      8. Te amo como las enredaderas: mueren donde se amarran.

      9. Comprenderse a uno mismo significa sentirse más allá de las palabras dejándose caer en el abismo de lo impensable

    10. La poesía es solo amor, transgrede las prohibiciones y se atreve a mirar de frente a lo invisible.

    11. Aquello que no quieres ver en ti, lo ves en todos los otros.

     12.Recibir el amor es darlo todo.

     13. Piensas una cosa, deseas otra, amas otra, haces otra.

     14. Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal donde nadie pueda entrar sin tu permiso.

     15. Cuando te enamoras no necesitas creer en el amor, lo conoces.

     16. Aunque temas amar, amas. El verdadero amor es incontrolable.

     17. La belleza es el límite máximo al que podemos acceder a través del lenguaje. No podemos alcanzar la verdad, pero podemos aproximarnos a ella a través de la belleza.

     18. Escucha el canto de tu corazón. No seas cobarde, aspira a lo imposible.

     19. No seas tan celoso. Si tu clavo está bien enterrado, les costará trabajo sacarlo.

     20. El amor es como el mercurio: si lo tienes con la mano abierta, permanece en tu palma; si le empuñas, se te escapa por entre los dedos.

    21. El mal solo es una frustración del bien, el odio es amor que se desea obtener, y no se obtuvo. Debajo del odio hay amor, y debajo del mal hay una gran bondad. Es lo que pienso, aunque me vengan a matar mañana.

    22. Si me amas quiero que sea porque sí, y no a causa de…

    23. No es que yo sea fiel, es que en mí no hay más sitio: tu amor me llena.

    24. Más que preocuparte por el “¿Qué dirán?”, preocúpate por el “¿Qué diré yo de mí mismo?

    25. Como el amor es ciego, los amantes deben acariciarse mucho.

    26. El intelecto nos hace más racionales, pero también más crueles. El corazón nos hace más sensibles, pero también más desconfiados.

    27. Quisiera hablar del amor, no el amor romántico ni el posesivo, sino del sublime amor a la creación, a la obra, a la vida, al universo y a la impensable energía que lo anima. Quiero hablar del amor que se recibe y se transmite, ese hermoso sentimiento que nos aniquila el egoísmo.

   28. Sin ideal ni obra en común, una pareja es como un par de ceros que caminan juntos, sin un número que los preceda.

   29. Las caricias que te he dado me han ido modelando.

  30. Tus faltas de ortografía son los llamados de un niño interior que no desea morir.


regístrate-gratis

Participa en nuestras redes sociales!

facebook google-plus 




¿Expresas con frecuencia tu aprecio por tu pareja?

Tags:
                                                                 aprecio-en-apreja
                                                                   photostock FreeDigitalPhotos.net

Muchas personas tienden a expresar más aquello que les disgusta de su pareja que aquello que les gusta. Por desgracia, esta es la mejor forma de lograr que la relación vaya mal. Cambiar tus críticas por aprecio puede mejorar mucho vuestra relación.

En realidad es cuestión de cambiar el lugar hacia donde diriges tu mirada en lo que respecta a tu pareja. Es posible que hasta ahora hayas dirigido tu atención principalmente a aquello que consideras que hace mal, mientras que has prestado poca atención a aquello que hace bien.

Esto sucede porque tendemos a pensar que lo normal, lógico y civilizado es que la gente se porte del modo correcto o del mejor modo posible y, por tanto, no tiene sentido halagar a alguien por hacer lo que consideramos que tiene que hacer. Este es un gran error. A todos nos gusta que nos elogien, nos muestren aprecio o nos feliciten, incluso por hacer nuestro trabajo, y cuando lo hacen nos sentimos mejor, nos relacionamos mejorcon esa persona y nos comportamos mejor en el futuro.
 

Con los niños suele pasar a menudo: cuanto más se centran sus padres en su mal comportamiento y más les regañan, peor se comportan los niños. Si los padres dejan de regañarles por lo que hacen mal y empiezan a elogiarlos o felicitarlos por lo que hacen bien, los buenos comportamientos aumentarán y los malos se reducirán. Con los adultos no es muy diferente.

Observa a tu pareja desde otro ángulo

Si alguien te critica continuamente, tienes la sensación de que todo lo haces mal y puedes acabar sintiendo resentimiento. Pero tu pareja no solo hace cosas que consideras erróneas o que te molestan; también hace cosas que te gustan, que son acertadas, inteligentes, creativas, divertidas, lógicas o útiles.

Si te propones observar todas esas cosas descubrirás que tu pareja tiene muchos más aciertos que errores. Y si además la felicitas por esos aciertos, ambos os vais a sentir mucho más felices con la relación y más unidos. Además, al observar de este modo a tu pareja (centrándote en lo bueno que tiene), tal vez descubras que tiene muchas más cosas que te gustan de las que creías.

Mostrar aprecio también te beneficia a ti

Mostrar tu aprecio a los demás no solo beneficia a las otras personas, sino que también hace que tú te sientas mejor, pues el hecho de mostrar sentimientos positivos hacia los demás de manera honesta y sincera (como agradecimiento, aprecio, etc.) tiene un efecto positivo en las personas. De hecho, puedes mejorar mucho tu estado de ánimo tan solo con dar las gracias a tu perro y decirle lo maravilloso que es. Y mucho más si se trata de tu pareja o hijos.

Las críticas constructivas

¿Y qué pasa cuando tu pareja hace algo que consideras que está mal y que es importante que se lo digas? En ese caso, empieza por analizar la situación desde un punto de vista amplio y busca algo positivo. Por ejemplo, no te gusta cómo tu pareja regaña a vuestra hija porque consideras que es demasiado duro. El lado positivo es que se está preocupando por educar a la niña. Por lo tanto, puedes mostrar tu aprecio diciendo: "Me gusta ver cómo te preocupas por ella y tratas de educarla lo mejor posible". Ahora pensarás que con esto solo lograrás que siga siendo igual de duro con ella y que piense que no hay nada malo en ello, pero lo cierto es que tras felicitarlo unas cuantas veces y mostrar tu aprecio, es muy probable que esté de mejor humor cuando se relacione con ella, que sea consciente de que, efectivamente, lo que pretende es educarla del mejor modo posible, que te aprecie más a ti y que esté más dispuesto a imitarte en tu modo de portarte con vuestra hija. Todo esto puede tener como resultado que sea menos duro con ella. Si a esto le unimos que lo felicitas cuando lo ves comportarse con tu hija de modos que te gustan, como cuando le lee un cuento con cariño, entonces estarás fomentando estos buenos comportamientos con ella.

Cómo mostrar aprecio

  1. Mientras tu pareja te habla o te cuenta algo puedes decirle cosas como: "bien hecho", "lo has expresado estupendamente", "tienes toda la razón", etc.
  2. Si no estás de acuerdo con algo, empieza mostrando aprecio por alguna parte que veas positiva y luego da tu opinión. Por ejemplo: "estoy de acuerdo contigo en que hay que hacer algo, pero creo que podríamos hacer esto de un modo algo diferente…"
  3. Muestra interés por sus puntos de vista, aunque no estés de acuerdo con ellos. Si muestras interés por las opiniones de los demás, ellos tenderán también a valorar más tus opiniones, produciéndose así un acercamiento.
  4. Muestra un aprecio honesto y sincero, sin exagerar ni hacer falsos halagos diciendo algo que no crees.
  5. Siéntente feliz cuando comparta contigo buenas noticias de su vida e interésate por lo que te cuenta.

¿Significa esto que no se debe criticar nunca?

No se trata de no criticar nada, sino de cómo hacerlo, o simplemente de criticar lo menos posible, de manera que la cantidad de comentarios de aprecio sea siempre mayor que las críticas.

Si tu pareja se ha gastado una gran cantidad de dinero sin consultarte cuando además no estáis muy bien de dinero, lo verdaderamente importante no es castigarle por lo que ha hecho sino que entienda por qué está mal. Por tanto, puedes empezar por reconocer que su intención era buena (o cualquier otro aspecto positivo) y luego explicar tu punto de vista.

regístrate

facebook google-plus participa-en-nuestros-foros

 


No espero un gran caballero, sino alguien que sepa entregarme lo que merezco

Tags:

No espero un gran caballero, sino alguien que sepa entregarme lo que merezco

Por Andrea Araya Moya

No quiero grandes lujos ni regalos caros. Quiero un amor real y que sepa apreciarme por lo que soy
 

                               caballero
                       @fernanda
 
No soy de esas chicas que gozan de los regalos ostentosos o de las salidas a restoranes de lujo. No soy de esas que te amará con la vida si le obsequias una joya para remediar algo. No soy de las que te ofrecen su mundo y se ponen a tus pies porque eres demasiado perfecto y caballero para ellas. No. Porque en realidad no me interesa enamorarme de un príncipe azul ni de un hombre perfecto. No espero un caballero. Espero a alguien que sepa entregarme lo que merezco y aquello que yo también pueda dar.

No me interesa que me des una joya ostentosa para hacerme feliz. Prefiero que me hagas feliz compartiendo conmigo una tarde de mimos y de conversaciones profundas. Prefiero que me regales tus caricias y tus sonrisas. Prefiero que me des todo ese amor que tienes dentro de tu corazón y que me valores por quien soy.

No quiero grandes lujos. No quiero salir a comer a un restorán caro. No quiero que me invites a salir todos los días. Quiero que me ames así, de manera sencilla. Quiero que me comprendas y estés conmigo cuando más lo necesite. Que me ames frente a todo, incluso en los momentos en los que menos lo merezco, pues es cuando más lo necesito.

No creo en los cuentos de hadas ni en los príncipes azules. Sé perfectamente que nadie es perfecto y creo que es admirable aceptar a cada persona tal como es. Es genial amar a alguien con todos sus defectos y virtudes. Así me gusta. Así lo hago. Así te amo, y así espero que me ames.

                    caballero

              @nicky

No necesitas prometerme el mundo ni decirme todo lo que me regalaras. Mientras te quedes a mi lado y me ames tal como soy, el resto sólo serán detalles.

Porque no espero que seas el hombre perfecto para el mundo, pero sí creo que eres el perfecto para mí.

Y con eso puedo ser feliz.

No quiero grandes lujos, ni regalos caros. Te quiero a ti.

regístrate

facebook 

Pages: 123 | Next >
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com