Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

10 señales de infidelidad

Tags:
                                                 señales-infidelidad
                                                    Getty Images. David De Lossy

Tienes la sospecha de que tu pareja te está siendo infiel. Es una sospecha porque por muchas vueltas que le das, no encuentras una pista firme. No hay nada que pruebe que el otro está vinculado con otra persona pero sientes que algo no está bien. Quizá tu inconsciente sí ha captado señales que en el fondo no quieres ver porque te harían enfrentar una realidad que estás lejos de admitir. ¿No has escuchado que el engañado es el último que se entera?

No es porque nadie le avise, es que no quiere ver cómo su mundo sentimental se desmorona. En realidad el engañado es el primero que se apercibe de lo que pasa, pero lo esconde en lo más remoto de su psiquis.

La relación de pareja va mucho más allá de una convivencia. Simplemente el acto de hacer el amor con el otro abre las puertas a una serie de gestos, miradas, aromas, intimidades que solo se conocen entre dos.

Cualquier mínima variación en esto delata un cambio, un proceso que es fácil de sentir y difícil de definir.

Síntomas de infidelidad

1. Sientes que tu pareja está mental o emocionalmente ausente en ocasiones. Te mira, te escucha pero falta una sintonía en la comunicación que antes estaba ahí. Ya no tiene ganas de hacer cosas en familia.

2. Tu pareja se observa más a sí misma. Presta más atención a su aspecto físico y a la mirada de los otros sobre sí mismo. Se arregla más, busca un nuevo "look", no te pregunta a ti qué te parece.

3. Tiene gustos nuevos y repentinos. Música, cine, literatura, una afición nueva de la que nunca habías oído hablar… y te dice que "siempre le gustó".

4. Busca ratos de soledad. Te dice que salgas a dar una vuelta, que te entretengas. Sale a correr, a pasear el perro, a comprar cosas que se le han olvidado muy frecuentemente. No quiere que le acompañes, pone excusas y se incomoda cuando lo propones.

5. Lleva su teléfono móvil a todas partes, nunca lo deja solo y sin vigilancia. Permanentemente lo deja en "modo silencioso" para que "no moleste". Revisa sus bolsillos con cuidado antes de dejar la ropa para lavar.

6. Su ritmo de trabajo ha cambiado. Hay más reuniones de última hora, más viajes de negocios y compañeros nuevos de oficina. Empiezas a perder la pista de quién es quién.

7. Te tiene menos paciencia, está irritable contigo y después se muestra desproporcionadamente encantador. Sientes que todo lo que dices le molesta. Cualquier cosa es un pretexto para discutir.

8. Rehúye la relación sexual y las expresiones amorosas en general. Te mira poco a los ojos especialmente en esos momentos. Si tú evitas una relación sexual porque te sientes enfermo, por ejemplo, te consolará exageradamente "No te preocupes, no pasa nada, lo importante es que te sientas bien" (pero hay alivio en su comentario, no empatía). Antes respetaba que no estuvieras con ganas, pero insistía y bromeaba al respecto.

9. Los demás encuentran que se ve magnífico, jovial y diferente… mientras tú te sientes mal. Lo ven más joven, con luz en los ojos, animado y encantador. Empiezas a verlo como un extraño porque esos cambios no te incluyen a ti.

10. Te habla mucho de una persona nueva. Cuidado, presta atención, quizá está diciendo lo que aún no ha percibido ni siquiera él mismo. A veces la emoción de haber conocido una persona por la que sentimos atracción nos hace hablar constantemente de ella con admiración. La mente está enfocada en esa persona y todo se relaciona con la misma. Incluso ANTES de darnos cuenta de que sentimos algo especial por esa persona.

Estas son señales de una POSIBLE infidelidad, lo que no quiere decir que sea PROBABLE o CIERTA. Simplemente son signos de alerta comunes cuando una pareja no está en la misma sintonía. Puede que tu pareja no te sea infiel pero sí esté deslumbrado por otra persona. Puede que esté empezando a sentirse atraído, que esté lleno de dudas o que esté evaluando qué sentir. No puedes hacer nada, es el otro el que decide y siente. Pero si sientes que algo sucede y te reconoces en los puntos anteriores, puede ser que tengas que hablar con tu pareja, hoy.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales: 

facebookgoogle-plus participa-foros

 


La infidelidad
    infidelidad-poligamia
       Fuente: Enciclopedia de la Psicología. Vol 1 Cap. 5
       Editorial: OCEANO.

 
El concepto de fidelidad en la mayoría de las parejas se considera implícito en la relación. Sin embargo, hay algunos que lo verbalizan abiertamente y deciden o no que forme parte de las normas establecidas entre ambos. Aun así, incluso en el caso de parejas que han considerado que la relación abierta, en la que de vez en cuando o paralelamente se mantiene relaciones con otros, es una forma de mantener el vínculo enriquecido y vivo, se termina viviendo mal esa situación y uno u otro acaban pidiendo una relación cerrada. Es esta la más frecuente, y el 70 por ciento de mujeres y el 60 por ciento de hombres opinan que, para que la relación funcione, debe haber fidelidad. La verdad es que, a la vista de la evolución del matrimonio, no podemos dejar de pensar que el ser humano es ambivalente. Por una parte desea la fidelidad, pero lo cierto es que parece ahogarse en una relación prolongada y busca la variedad. Tal vez lo más inteligente fuera ser consciente de la monogamia secuencial que caracteriza crecientemente al hombre, a juzgar por el número de separaciones y divorcios repetidos que ocurren cada vez más habitualmente. Otro tema escabroso al hablar de infidelidad, es la decisión sobre si sincerarse o no con la pareja refiriéndole una infidelidad ya pasada. Las mujeres parecen más partidarias de hacerlo (un 43 por ciento se lo contaría a su marido), mientras más hombres creen que es mejor evitarlo (sólo un 37 por ciento lo haría). En cuanto al tipo de infidelidad, es unánime la valoración de que la infidelidad de una noche, o con un  o una profesional, es la menos grave, mientras que una relación estable, sobre todo si incluye afecto, es la que ocasiona más dolor.
Para la mayoría de parejas estables, la infidelidad rompe la confianza absoluta depositada en el otro y es difícil recuperarla. Al parecer, la fidelidad es uno de los valores más arraigados en el concepto tradicional de pareja. Sin embargo, en una época de cambios rápidos como la que vivimos, los valores y las normas morales dan la impresión de estar sujetos a esas mismas variabilidades, y las personas que caen en la infidelidad se asombran de sí mismas y se dan cuenta de que sus normas eran teoría mal aprendida.
Muchas personas infieles a sus parejas lo son porque se enamoran de otras, y no es curioso comprobar que los más libres y jóvenes romperán con su pareja estable, mientras que los mayores, quizás por la responsabilidad de los hijos, el status social, etc., se decidirán por la poligamia. No es imposible querer a dos personas a la vez, lo imposible es ser fiel a dos a la vez, ya que el termino fidelidad, entendido tradicionalmente, implica la monogamia.  

Imagen de: estoyactual.com 

regístrate-aquí
Particiapa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros


Parejas abiertas: la infidelidad aceptada

Tags:
Parejas abiertas: la infidelidad aceptada
Cuando la infidelidad no es tal ni existe dentro de la relación

                                                                     Stockbyte - Getty Images
Las parejas abiertas son relaciones estables que tienen, dentro de la relación, aceptada la práctica de tener otras parejas sexuales. Como es aceptado por ambos miembros de la pareja, la infidelidad no existe. Se trata de anteponer el amor sólido y dejar librada al gusto y el deseo la sexualidad.

Ahora bien, ¿cómo conjugar ambas cosas? ¿Qué pasa con el compromiso afectivo? ¿Realmente estamos preparados para entregar el corazón y repartir la sexualidad?

Todo parece haber nacido con la idea de los años sesenta del amor libre. En aquel momento, el amor libre era cosa de hippies y parecía que no sobreviviría ni podría adaptarse a la sociedad, mucho menos a la línea conservadora de la oposición a este concepto.

La idea tradicional del matrimonio y la lealtad para siempre se da de narices con esta práctica que floreció al ritmo del flower power sin tener nunca un lugar asentado en la sociedad.Era práctica de gays, lesbianas y personas disidentes de la sociedad tradicional y patriarcal.

Sin embargo, en el siglo XXI, la diversidad sexual está a la orden del día y las relaciones ya no son solo heterosexuales y homosexuales. En el espectro del amor están ubicadas también las relaciones poliamorosas, pansexuales, bisexuales, multisexuales, asexuales, heteroflexibles, swingers, y las “relaciones abiertas”.

Parejas abiertas

¿Qué son? ¿Cómo entenderlas? Las parejas abiertas surgieron primero en la comunidad homosexual como una contraposición a la relación de pareja tradicional. Dos personas se comprometían afectivamente pero dejaban libre el permiso de cada uno para tener relaciones sexuales con personas fuera de la pareja... siempre y cuando se fuera honesto al respecto. Es decir, se dejara al otro saber si había otra relación sexual, con quién y cuándo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

La honestidad al respecto es fundamental en este tipo de relaciones.

Las parejas abiertas no son relaciones poliamorosas, donde cabe el amor entre varias personas, ni tampoco son swingers, relaciones en las que se tiene sexo con otras personas pero con la pareja participando activamente o como testigo del acto.

¿Cómo funciona una pareja abierta?

Todo se trata de códigos entre los miembros de la pareja y franqueza absoluta. No hace falta que se cuenten todos los detalles, tampoco es cuestión de herir y provocar a la persona que se ama, pero sí se deja saber lo que está pasando y siempre se debe mantener el corazón fuera de cuestión. El corazón y el amor son solo para la pareja estable.

Nuevas tendencias

Quizá para las personas de más edad es difícil conjugar la sexualidad y el amor por vías separadas, pero es un hecho que las nuevas generaciones tienen una visión más libre de las relaciones de pareja y existen variaciones al respecto. Desde la bisexualidad, hasta la homosexualidad experimental, los amigovios, el sexo sin prejuicios y la expresión de la sexualidad en formas nuevas e insospechadas. Incluso es difícil convencer a los más jóvenes de que se comprometan con un género específico.

No es para todos, no es fácil de entender, pero está ahí y es otra forma de amar y mantener una relación de pareja. ¿Tú podrías ser parte de una pareja abierta? ¿Te resultaría aceptable?

parejas-abiertas

Inscríbete en nuestras redes sociales!

  
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com