Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

La motivación-las causas de la conducta

Tags:
La Motivación
Las Causas de la conducta

         motivación-conducta 
             Fuente: Enciclopedia de la Psicología. Cap 6 “LA MOTIVACIÓN”
             Editorial: OCEANO.

 
Por lo general, cada vez que procuramos entender o explicar un aspecto del mundo circundante, indicamos sus causas. Si observamos alguna actividad, tendemos a querer saber a qué se debe y con el tiempo aprendemos a aceptar explicaciones como las siguientes: “el viento mueve las nubes”, “la gasolina suministra la energía necesaria para que un automóvil funcione” o la pelota se mueve porque ha sido impulsada por un pie o una mano”. La imparable curiosidad humana se hace más patente cuando tratarnos de explicarnos las acciones personales.  Surge a menudo en la conversación cotidiana la pregunta “¿qué lo motivo a hacer eso?” que es lo mismo que decir “¿Cuál fue la causa de que usted hiciera tal cosa o tal otra?” las explicaciones de la conducta se han ajustado a esta pauta y el termino motivación deriva del verbo latino movere, que significa “mover”, o sea, el modo de acción para conseguir algo. La motivación es una necesidad o un deseo que dinamiza la conducta, dirigiéndola hacia una meta.
Una joven hermosa sentada sola en una fiesta. Un chico recorre toda la multitud de gente con dos copas y se acerca para hablarle. ¿Por qué lo hace? Un grupo de niños espera en una larga fila para entrar en un cine donde exhiben la última película de moda de la factoría Disney o del incombustible Superman.  Los niños brincan, hablan a gritos y no paran unos momentos quietos. ¿Por qué se portan así? Una mañana luminosa de primavera, un estudiante de bachillerato se dirige al colegio.  De pronto decide dar la vuelta y se encamina a una tienda, donde pasa parte de la mañana oyendo discos y analizando juegos en la computadora.  ¿Por qué decidió faltar a clase? En el periódico  leemos la terrible noticia del asesinato de una mujer; su marido se ha confesado culpable por considerar que le era infiel. ¿Por qué se vengó de una forma tan atroz? Contestar esta y otras preguntas supone mezclar muchos conceptos. Es probable que asociemos motivación con emoción. Así, un fuerte impulso sexual o afectivo motivó al joven; los niños estaban ansiosos por ver la película y sentían una fuerte emoción; el estudiante faltó a la escuela porque le gusta más ir de compras que estudiar; el motivo que tuvo el marido para matar a su esposa fue una reacción emocional marcada por los celos y la ira. Si bien semejantes explicaciones gozan del favor popular, sólo reflejan una parte de la realidad. Desde el “instinto básico” a la conducta abierta se recorren muchos caminos, marcados por los impulsos primarios (lo que se ha dado en llamar instinto) y jalonados por muy diversos matices: el aprendizaje, los imperativos fisiológicos, la necesidad de explorar y dominar el ambiente, la búsqueda de éxito en los diversos comportamientos que marca nuestra vida, la propia ansiedad como activadora pero también bloqueadora de la motivación y las diversas dimensiones de la personalidad de cada individuo que pueda marcar indefectiblemente la forma de motivarse en cada uno.
Para explicar la motivación no bastan la física y la química. Si alguien se propone escalar una montaña o alcanzar un objetivo es porque hay diversos factores que ponen en marcha “el motor”: el aprendizaje, la personalidad, los castigos, los incentivos y otros.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 

Parejas abiertas: la infidelidad aceptada

Tags:
Parejas abiertas: la infidelidad aceptada
Cuando la infidelidad no es tal ni existe dentro de la relación

                                                                     Stockbyte - Getty Images
Las parejas abiertas son relaciones estables que tienen, dentro de la relación, aceptada la práctica de tener otras parejas sexuales. Como es aceptado por ambos miembros de la pareja, la infidelidad no existe. Se trata de anteponer el amor sólido y dejar librada al gusto y el deseo la sexualidad.

Ahora bien, ¿cómo conjugar ambas cosas? ¿Qué pasa con el compromiso afectivo? ¿Realmente estamos preparados para entregar el corazón y repartir la sexualidad?

Todo parece haber nacido con la idea de los años sesenta del amor libre. En aquel momento, el amor libre era cosa de hippies y parecía que no sobreviviría ni podría adaptarse a la sociedad, mucho menos a la línea conservadora de la oposición a este concepto.

La idea tradicional del matrimonio y la lealtad para siempre se da de narices con esta práctica que floreció al ritmo del flower power sin tener nunca un lugar asentado en la sociedad.Era práctica de gays, lesbianas y personas disidentes de la sociedad tradicional y patriarcal.

Sin embargo, en el siglo XXI, la diversidad sexual está a la orden del día y las relaciones ya no son solo heterosexuales y homosexuales. En el espectro del amor están ubicadas también las relaciones poliamorosas, pansexuales, bisexuales, multisexuales, asexuales, heteroflexibles, swingers, y las “relaciones abiertas”.

Parejas abiertas

¿Qué son? ¿Cómo entenderlas? Las parejas abiertas surgieron primero en la comunidad homosexual como una contraposición a la relación de pareja tradicional. Dos personas se comprometían afectivamente pero dejaban libre el permiso de cada uno para tener relaciones sexuales con personas fuera de la pareja... siempre y cuando se fuera honesto al respecto. Es decir, se dejara al otro saber si había otra relación sexual, con quién y cuándo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

La honestidad al respecto es fundamental en este tipo de relaciones.

Las parejas abiertas no son relaciones poliamorosas, donde cabe el amor entre varias personas, ni tampoco son swingers, relaciones en las que se tiene sexo con otras personas pero con la pareja participando activamente o como testigo del acto.

¿Cómo funciona una pareja abierta?

Todo se trata de códigos entre los miembros de la pareja y franqueza absoluta. No hace falta que se cuenten todos los detalles, tampoco es cuestión de herir y provocar a la persona que se ama, pero sí se deja saber lo que está pasando y siempre se debe mantener el corazón fuera de cuestión. El corazón y el amor son solo para la pareja estable.

Nuevas tendencias

Quizá para las personas de más edad es difícil conjugar la sexualidad y el amor por vías separadas, pero es un hecho que las nuevas generaciones tienen una visión más libre de las relaciones de pareja y existen variaciones al respecto. Desde la bisexualidad, hasta la homosexualidad experimental, los amigovios, el sexo sin prejuicios y la expresión de la sexualidad en formas nuevas e insospechadas. Incluso es difícil convencer a los más jóvenes de que se comprometan con un género específico.

No es para todos, no es fácil de entender, pero está ahí y es otra forma de amar y mantener una relación de pareja. ¿Tú podrías ser parte de una pareja abierta? ¿Te resultaría aceptable?

parejas-abiertas

Inscríbete en nuestras redes sociales!

  
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com