Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

Pareja: mentiras y falta de honestidad

Tags:
                                                                       mentiras-honestidad
                                                   Serap Sokol / Getty Images

Algunas personas se han acostumbrado a fingir en sus relaciones. Puede que, en un momento dado, se sientan tristes, pero consideran que no deben estar tristes porque eso puede entristecer a su pareja, así que se ponen una máscara de felicidad y se engañan a sí mismos y a los demás.

O tal vez a tu pareja no le guste que quedes con tus amigos o con tu ex pareja, con quien tienes una buena amistad desde hace tiempo, y entonces tú renuncias a ver a esas personas o acabas viéndolos a escondidas.

En este caso, tu deshonestidad te ha empujado a las mentiras y el engaño.

O quizás tu pareja tiene a veces un comportamiento que no apruebas pero piensas que debes quererla en todo momento y no contradecirla nunca, de manera que te engañas a ti mismo diciendo que no es para tanto, que no debe molestarte algo así, y engañas también a tu pareja al decirle que no te molesta lo que hace.

Sara pensaba que su pareja debía estar pendiente de ella en todo momento y cuando no era así, era desagradable con él y le hablaba con desprecio. Marcos, su pareja, pensaba que debía quererla en todo momento, de modo que callaba y aceptaba sus comentarios con una ligera sonrisa falsa. En este caso, era Marcos quien no estaba siendo honesto con sus sentimientos, pues realmente se sentía herido y pensaba, en esos momentos, que ella era odiosa. Al no reconocer sus sentimientos, tampoco hacía nada para cambiar las cosas, de manera que ella seguía hablándole con desprecio en cuanto consideraba que no tenía toda su atención.

Esta falta de honestidad puede impedir que haya una verdadera intimidad en la pareja; falta una conexión real porque hay demasiados secretos.

En tu afán de agradar a tu pareja y de no hacer nada que le moleste, acabas mintiendo, fingiendo, reprimiendo tus sentimientos u opiniones y alejándote tanto de tu pareja como de tu verdadero yo.

Este engaño acaba pasando factura tarde o temprano

La falta de honestidad puede ser típica, en algunos casos, de personas que desean gustar a todo el mundo (o que tienen un intenso deseo de agradar en todo a su pareja) y se rigen más por los deseos y preferencias de los demás que por los propias.

Son personas que, en vez de preguntarse: “Cómo quiero yo hacer esto o qué quiero hacer ahora”, se preguntan: “Cómo esperan los demás (pareja, padres, etc.) que haga esto o qué esperan que haga ahora” y esto último es lo que hacen, de manera que pueden acabar siendo como barcas a la deriva, sin llevar el timón de sus vidas y sintiéndose desgraciados y perdidos.

Acaban por no saber lo que sienten porque, en vez de sentir libremente, comienzan a preguntarse qué deberían sentir y tratan de convencerse de que eso es precisamente lo que sienten: “Se supone que esto debería gustarme; por tanto, me gusta”. Este modo de sentir o, más bien, de no sentir, es más común de lo que imaginas y, si te paras a pensar y analizar tus emociones con honestidad, es posible que descubras que, al menos en algunas ocasiones, estás actuando de ese modo.

El miedo a no ser amados

Este comportamiento se debe al miedo a ser rechazados o a no ser queridos por los demás. Al fin y al cabo, todos somos seres sociales y, en mayor o menor medida, deseamos agradar a los demás, regirnos por las normas del grupo y no ser rechazados. Pero al mismo tiempo, deseamos y necesitamos ser libres para sentir, opinar o actuar. Encontrar el equilibrio entre estas dos tendencias no siempre es fácil pero es importante hacer todo lo posible por ser honestos con nosotros mismos si queremos mantener relaciones satisfactorias y honestas con los demás.

Lo más curioso es que muchas personas que dejan de comportarse así y empiezan a ser más asertivas y expresar sus verdaderos deseos y sentimientos, suelen mejorar sus relaciones con los demás. Tal vez pierdas algunas amistades que solo te querían por tu sumisión pero serán el tipo de amistades que no vale la pena conservar.

Por supuesto, saber lo que sientes no significa que tengas que expresarlo siempre. Puedes elegir libremente expresar o no tus sentimientos pero al menos sabes lo que sientes y lo que deseas y eres capaz de actuar en consecuencia.

Tu propia libertad hace más libre a tu pareja

En una pareja, el comportamiento de cada uno de ellos tiende a moldear el comportamiento del otro. Cuando empiezas a dejar de pretender hacer en todo momento lo que tu pareja desea y empiezas a tener en cuenta también lo que tú deseas, estás dando también a tu pareja más libertad para ser honesta. Emilia comenzó a ir al gimnasio en vez de estar siempre en casa a la hora en que volvía Sergio de trabajar y él, aunque al principio reaccionó sintiéndose molesto, luego se dio cuenta de que también podría disfrutar de esa mayor libertad y comenzar a hacer cosas que deseaba hacer y no hacía por miedo al enfado de Emilia.

Al empezar a ser ambos más honestos y conceder al otro el derecho a ser honesto también (permitiéndole tener sentimientos y opiniones o deseos propios y contrarios a los suyos) su relación no solo mejoró sino que se sintieron más relajados estando juntos.

Por tanto, es tan importante ser honesto, como conceder a tu pareja el derecho a serlo, sin enfadarte cuando intente expresar sus deseos o no esté de acuerdo contigo.

regístrate-aqui

Participa en nuestras redes sociales!

 

facebook google-plus particípa-nuestras-sociales

Cómo aumentar el amor en tu relación de pareja

Tags:
 
                     
                        Laurence Monneret / Getty Images

Existe una hormona, la oxitocina, a la que muchos llaman ya la hormona del amor. Cuando nuestro organismo libera una mayor cantidad de esta hormona, nuestro sentimiento de amor y conexión con la otra persona aumenta y nos sentimos mejor. Determinadas conductas son capaces de estimular y aumentar estos sentimientos de amor entre tú y tu pareja, de manera que conocer cuáles son y llevarlas a cabo puede hacer que el amor entre vosotros aumente y su intensidad no decaiga con el paso del tiempo.

El contacto ocular, los besos y los abrazos se encuentran entre las conductas más importantes para fortalecer la relación y mantener la conexión entre vosotros. Además, tienen un efecto muy positivo sobre la salud, pues fortalecen el sistema inmunitario, reducen el estrés y bajan la presión sanguínea.

¿Qué puedes hacer para aumentar el amor y conexión en tu relación?

  • Utiliza el contacto físico para expresar afecto no sexual: es decir, abrazos, caricias, darle la mano, etc.
  • Cuando estéis con familiares o amigos, habla de alguna característica o cualidad que te guste o admires en tu pareja, mostrando tu aprecio por él o ella delante de los demás.
  • Habla con algún familiar o amigo de algo que admires de tu pareja cuando no esté presente.
  • Mira a tu pareja a los ojos con cariño antes y después de besarla.
  • Dale un abrazo largo con cierta frecuencia.
  • Al levantarte de la cama por la mañana o al irte a dormir por la noche, toca o haz una caricia a tu pareja.
  • Haced turnos para masajear los pies del otro (sigue el enlace para ver un vídeo sobre cómo hacerlo) y mira a tu pareja a los ojos de vez en cuando mientras lo haces.
  • Muestra interés en lo que te está diciendo, escuchando atentamente, asintiendo con la cabeza o haciendo alguna pregunta para entender mejor a qué se refiere.
  • Cuando hace algo que te gusta (es decir, cuando tiene algún gesto que indica su amor hacia ti), díselo. Por ejemplo, dile: "Me ha encantado que…"
  • Dile lo qué te gusta de tu pareja sobre su apariencia física, con una sonrisa cálida y mirándola a los ojos. Por ejemplo: "Tienes unos ojos preciosos".
  • Envíale algún mensaje al móvil o email que le haga saber que estás pensando en ella o él mientras esté en el trabajo.
  • Comparte con tu pareja recuerdos y experiencias positivas de tu pasado.
  • Haz comentarios positivos sobre cosas que ves o que suceden en tu vida. Por ejemplo, comentarios que empiecen por: "Me encanta que…" "Creo que es maravilloso cuando…"

Comportamientos como estos producen una liberación de hormonas y otras sustancias como oxitocina, serotonina o endorfinas, entre otras, que ayudan a ambos miembros de la pareja a sentirse mejor en la relación y fortalecen la conexión emocional y el deseo de seguir realizando estas conductas.

El hecho de compartir experiencias positivas ayuda a que el tiempo que pasáis juntos esté asociado a momentos agradables. Por ejemplo, hablarle de cosas que te gustan o te fascinan, de momentos en los que sentiste emociones especialmente positivas, de los sueños que deseas alcanzar (mostrando entusiasmo por alcanzarlos), compartir sueños con tu pareja, hacer planes de futuro para alcanzar algo que ambos deseáis… Todo eso genera un estado de bienestar, optimismo y emociones positivas que hacen que el deseo de estar juntos aumente.

Por supuesto, esto no significa que nunca vayas a hablarle a tu pareja de tus problemas, miedos o sentimientos negativos, pues eso también forma parte de vuestra relación y tu pareja seguramente desea saber si te sienes mal para poder ayudarte y saber que cuentas con él o ella en esos momentos. Pero procura que las cosas positivas que compartís superen siempre a las negativas.

amistad-y-amor
Participa en nuestras redes sociales

facebook google participa-de-nuestros-foros

Cómo mantener una relación de pareja duradera

Tags:
                                                                         pareja-duradera
                                                                   Comstock Images / Getty Images

Si has tenido varias relaciones de pareja que no han funcionado y te preguntas por qué, tal vez lo que necesitas es empezar a tener en cuenta algunos aspectos de ti y tu forma de relacionarte que no has tenido en cuenta hasta ahora. Estas son algunas claves que pueden servirte de ayuda para tener éxito en tu relación de pareja:

Conoce tus necesidades

Ciertas necesidades que son importantes para ti pueden estar interfiriendo en tu relación de pareja.

 

Por este motivo, tener claro cuáles son es muy importante para poder tener una relación sana y satisfactoria. Por ejemplo, tal vez necesites que tu pareja esté muy pendiente de ti y lo comparta todo contigo, o puede que necesites libertad, independencia y ciertas dosis de soledad. O quizás sientesinseguridad y necesitas que te diga a menudo que te quiere.

O bien, puedes necesitar tener tu propia vida, con amistades y actividades que ambos hagáis de manera independiente.

Muchas de estas necesidades serán totalmente sanas y razonables; otras pueden reflejar problemas en tu modo de relacionarte, miedos y ansiedades, pero todas ellas van a influir de un modo u otro en tu relación. Si las conoces, podrásexplicárselas a tu pareja para que te entienda mejor y podrás trabajar en aquellas necesidades que no son demasiado sanas (como puede ser la necesidad de que tu pareja esté pendiente de ti en todo momento) para comenzar a cambiar.

Conoce tus miedos

Los miedos pueden interferir y sabotear el éxito de una relación o dar lugar a relaciones insatisfactorias.

Por ejemplo, el miedo a estar solo (sin nadie que te quiera) puede hacer que acabes en una relación con alguien a quien no amas, y el miedo al compromiso puede hacer que pierdas para siempre a alguien a quien sí amas de verdad. El miedo a que te hagan daño puede hacer que no llegues a abrirte del todo a tu pareja y mantengas una distancia que impida el desarrollo de una verdadera intimidad y conexión con tu pareja.

El miedo a ser traicionado puede convertirte en una persona celosa y malhumorada. Y así sucesivamente. Ser consciente de estos miedos te ayudará a enfrentarlos y superarlos.

Conoce tus expectativas

¿Qué esperas de tu relación y qué tipo de relación deseas? ¿Qué esperas de tu pareja y cómo esperas que se comporte contigo? ¿Qué es para ti inadmisible dentro de una relación de pareja? Conocer tus expectativas te ayudará a saber con más facilidad si la relación que has iniciado es la más adecuada para ti. Así mismo, podrás analizar si tus expectativas son realistas. Por ejemplo, esperar que tu pareja esté siempre bien contigo puede ser poco realista, porque todas las personas tienen un mal día de vez en cuando y están de mal humor con todo el mundo (y eso te incluye a ti). Esperar que tu pareja y tú hagáis todo juntos, también puede ser poco realista, pues tu pareja puede desear tener sus momentos de independencia. Igual que puede ser poco realista esperar que todo sea siempre maravilloso, que siempre recuerde todo lo que le dices, que siempre sepa lo que necesitas o que nunca jamás discutáis.

Aprende y cambia

Una relación de pareja puede ser una gran oportunidad para aprender muchas cosas acerca de ti, de tu forma de relacionarte, de tus problemas, creencias, valores y metas. Ese aprendizaje no solo te aportará una valiosa información acerca de quién eres, sino que te servirá para conocer mejor en qué aspectos necesitas cambiar o mejorar o qué características necesitas pulir un poco. En ese sentido, las quejas o críticas de tu pareja pueden ser constructivas si estás dispuesto a tenerlas en cuenta. Por supuesto, tu pareja no siempre tendrá razón al quejarse de algo o pretender que cambies algo, pero en otras ocasiones sí tendrá razón o parte de razón, y si eso te empuja a cambiar y ser mejor, la relación puede ser muy enriquecedora.

Si, además, tú y tu pareja habláis de vuestras necesidades, miedos y expectativas, empezaréis a conoceros mucho mejor, podréis hacer ciertos ajustes que consideréis necesarios y construir una relación mucho más sana y satisfactoria.

registrarse
Parti   Participa en nuestras redes sociales!

        google
 facebook

10 razones para compartir hobbies con tu pareja

Tags:

10 razones para compartir hobbies con tu pareja

Repasamos 10 ventajas de compartir una afición con tu marido o tu esposa
                                        Oliver Furrer - Cultura - Getty Images

Al principio, todas las parejas se divierten juntas. Pero cuando pasan los años y se instalan las rutinas y las obligaciones, muchas dejan de lado la parte lúdica de la vida, o bien desarrollan hobbies que practican por separado. Aunque eso es fantástico, también lo es compartir una afición. Tener un hobby común con tu pareja les hará sentirse bien de muchas maneras. Repasamos 10 ventajas de compartir una afición con tu marido o tu esposa:

 

1 Les mantiene unidos. Un hobby es una pasión; algo que les enciende, les motiva, les divierte, les distrae. Aun si discuten y atraviesan momentos difíciles, siempre pueden recurrir a su afición compartida para encontrar un punto en común y reconectar como pareja.

2. Es divertido. Practicar un hobby significa darse permiso para desconectar de la parte seria de la vida y divertirse.

Haciendo lo que más nos gusta podemos perder la noción del tiempo y sentirnos como niños. ¿No es fantástico compartir esa sensación con nuestra pareja?

3. Y también es sexy. Porque cuando nos sentimos despreocupados y felices, brillamos con luz propia. Si te centras en eso que tanto te gusta hacer, tu pareja se quedará cautivada con tu sonrisa, tu energía, tu pasión. ¡Y viceversa!

4. Les ayuda a crecer juntos. Muchas parejas se estancan en su pequeña rutina compartida y construyen un mundo en el que no hay lugar para las sorpresas ni los cambios. Pero eso va matando la pasión por vivir. Si, en cambio, se proponen encontrar o desarrollar un hobby compartido, ambos saldrán de su zona de confort y sin duda crecerán como personas y como pareja.

5. Les permite formar equipo. Por ejemplo, imaginen que les apasiona la cocina. Sin embargo, a uno se le dan mejor los fogones y a otro la decoración de la mesa y los platos. Juntos, pueden formar un equipo sensacional y sentirse cómplices y orgullosos del otro.

7. Es una buena manera de pasar tiempo juntos.

El hecho de estar juntos no significa que una pareja se esté divirtiendo. Seguro que cuando están recogiendo la casa o haciendo la compra en el súper hay momentos en los que ni siquiera se miran a los ojos, ocupados como están en una tarea doméstica. Pero al compartir su afición están libres por un rato de todas esas cosas prácticas y aburridas, y pueden sentirse como cuando eran novios y no tenían obligaciones compartidas.

8. Sirve para romper el hielo. Cuando recién están empezando a salir o todavía se conocen poco, el compartir tu pasión con tu pareja te hará sentir seguro. Y eso te volverá más atractivo para el otro. Si comparte tu hobby, fantástico. Y si no es así, pero se muestra interesado en lo que le cuentas y en experimentar a tu lado, sabrás que sin duda le interesas como pareja.

9. Es una manera de evitar discusiones. Su pasión compartida les saca de la rutina y de los temas de siempre. Esos que a veces son tan aburridos y crispantes o que siempre sacan a la luz sus desacuerdos. Así que un descanso en ese sentido resulta siempre bienvenido.

10. Les enseña algo nuevo sobre el otro. Quizás tu pareja es tan bueno en su hobby o sabe tanto sobre un tema que te sorprenda. No sabías que tu compañero de cada día, ese que tantas veces has visto tumbado en el sofá mirando el televisor, podía esconder en su interior un aventurero o un líder. Si últimamente la relación andaba de capa caída, ahora podrás mirarle con nuevos ojos y dejar de considerarle parte del mobiliario de la casa.

hispanos-sin-fronteras

participa de neustras redes sociales!

hispanos-sin-fronteras  hispanos-sin-fronteras hispanos-sin-fronteras

10 tips para entender la terapia de pareja

Tags:

10 tips para entender la terapia de pareja

¿De qué se trata la terapia de pareja? Aquí tienes una pequeña guía
                      terapia-pareja
                 Pedrosimoes7. Flickr CC.

Hay un momento en una relación de pareja en crisis en que no se encuentra la solución sin ayuda. Se necesita un experto, un terapeuta, que pueda tomar el problema y ponerlo en perspectiva, alguien que haga de mediador entre dos "contendientes" que han quedado empatados en su pelea. 

Entonces se considera la terapia de pareja. ¿Y esto qué es? ¿Qué temas se tratan dentro del consultorio?¿En qué consiste?

Bien, a grandes rasgos, estos serían los diez puntos que todo terapeuta va a tratar.
  1. Historia de la pareja. El terapeuta necesita conocer la historia de la relación, cómo se conocieron, en qué momento de sus vidas estaban, a qué renunciaron por establecer una pareja, cuáles eran sus sueños comunes e individuales. 
  1. Experiencias familiares de ambos miembros. Cómo eran las relaciones de sus padres, en qué afectó a cada uno la dinámica de pareja de sus mayores, qué llevaron "aprendido y heredado" a su propia relación. 
  2. Análisis de la relación en el presente. Hay que analizar en qué momento se encuentra la pareja, reconocer el problema en el que se está en el momento en que se acude a terapia. 
  3. Perspectiva de cada uno con respecto a dónde va la pareja y qué esperar de la relación. También se invita a proponer soluciones para arreglar el problema de fondo. 
  4. Personalidad de cada uno. En este momento es cuando el terapeuta ayuda como mediador. Cada uno de los miembros de la pareja expresa cuál es su opinión sobre la relación para haber llegado al punto de acudir a la consulta. Saltan los problemas de comunicación, reproches y heridas no cerradas.
  1. Puntos positivos dentro de la pareja. Se analizan, enumeran e identifican los puntos fuertes de la pareja. En qué aspectos su relación está más fuerte y saludable. Lo que tienen a favor y que sirve para unirlos. 
  2. Expectativas para la pareja a corto, mediano y largo plazo. ¿Qué esperan de la terapia?¿Qué desean para su relación?¿Cómo se ven en el futuro? ¿En qué puntos es necesario focalizar en la terapia parasolucionar las desavenencias
  1. Aprender a respetarse el uno al otro y respetarse a sí mismos, así como a respetar el diálogo, la comunicación y la pareja en sí misma. 
  2. Aceptarse mutuamente, aceptar los puntos débiles de la pareja, aceptar que no todo será fácil en la relación pero, aún así, se elige continuar y apostar a la pareja.
  3. Solución de problemas puntuales. Con los nueve puntos anteriores trabajados, la pareja y el terapeuta pueden comenzar a solucionar los problemas puntuales y existentes y armarse de herramientas para poder comunicarse mejor y solucionar otras posibles crisis en el futuro. 

La terapia de pareja es una herramienta muy útil y aconsejable cuando una relación de pareja llega a un callejón sin salida. En realidad el terapeuta no puede hacer magia y no servirá de nada que se esfuerce si ambos miembros de la pareja no están comprometidos con el proceso. Por eso habrás escuchado decir que la terapia es el camino más corto para llegar al divorcio... esto es, claro está, cuando uno de los dos ya no quiere seguir.
 

hispanos-sin-fronteras

Particípa en nuestras redes sociales!

hispanos-sin-fronteras   

Por qué hablar con tu pareja es TAN importante

Tags:

Por qué hablar con tu pareja es TAN importante

Hablar con tu pareja es fundamental, ¿por qué?
 
                  Giantstep Inc - Taxi - Getty Images

Hay una recurrente costumbre de decir que, en las relaciones, los problemas se solucionan en la cama, que una pareja puede discutir y pelear todo el día pero, si al final, la noche los une en la pasión, todo queda resuelto. 

Y no es así. Lo que sucede es que el encuentro sexual satisface las ansias sexuales, incluso excitadas por la pelea constante, aquello de ganar al otro, vencerlo, hacerle capitular con el poder del sexo y el placer.

Sin embargo, una pareja no puede sostenerse en una relación sana mucho tiempo si todo lo que es común se establece en la cama. Una vida sexual fogosa y satisfactoria es importante, pero sola, no puede sostener una relación.

Tanto es así que, muchas parejas no se dan cuenta de que algo anda mal en su matrimonio hasta que aparecen los problemas sexuales, desgana, falta de deseo, impotencia, frigidez.

 

Las parejas están sumidas en su rutina diaria y no prestan atención a factores esenciales en toda relación como la comunicación, el diálogo, el escuchar al otro y el compartir con el otro.

Elementos del día a día como lo que te sucede en el trabajo, lo que pasó con tus amigos o cómo te sentiste con respecto a algún problema familiar. Tus alegrías y aquello que te impulsa, que te hace feliz o te entristece profundamente. Sin ese conocimiento profundo del otro, el sexo se va convirtiendo en algo lejano, ajeno. La intimidad no es solo es coito, es todo lo que lo rodea y sin la complicidad y la conexión en la pareja, todo termina desbarrancando. 

La sexóloga Constanza del Rosario lo explica muy bien en su blog: "Considero tan clave el ampliar la visión de la intimidad en lo que refiere a posibles fuentes de placer y disfrute no coital y coital, como entender que intimidad no es sólo lo que sucede en la privacidad de nuestra habitación sino todo lo que diariamente ocurre fuere de ella y que propicia una disposición de cercanía, complicidad, conexión, confianza, admiración y positivismo hacia el otro".

Entonces, es absolutamente necesario pasar tiempo conversando con tu pareja acerca del otro y de ti, no de los niños ni de los problemas cotidianos, que hay que compartir día a día sin cerrarse como una ostra. No hay nada más devastador que sentir que el otro no nos cuenta, quedarnos aislados en la relación sin contacto emocional con la pareja.

Es fundamental hablar, hablar de verdad, agradaceder, motivar, sonreír, acariciar, escuchar, compartir, dedicarse a una actividad en común, aprovechar tiempo solos (es momento de llamar a la abuela o las tías, o contratar un sevicio de baby sitter para que se haga cargo de los niños).

"La experiencia clínica me lo demuestra una y otra vez que el construir una intimidad afectiva de calidad es el botón que pone en marcha las ganas y crea la antesala propicia para subsanar disfunciones sexuales varias; pero por sobre todo es la clave de la satisfacción en pareja, no lo digo yo, lo dicen mis pacientes que tras el proceso terapéutico terminan situando lo sexual-coital como el 10 al 30% de su satisfacción de pareja", comenta Constanza del Rosario.

Lo dicho, si quieres una buena relación, arregla tus diferencias fuera de la cama... te garantizo que, después, el sexo será todavía mejor.

https://hispanossinfronteras.net/register/

Participa en nuestras redes sociales!

  

Parejas abiertas: la infidelidad aceptada

Tags:
Parejas abiertas: la infidelidad aceptada
Cuando la infidelidad no es tal ni existe dentro de la relación

                                                                     Stockbyte - Getty Images
Las parejas abiertas son relaciones estables que tienen, dentro de la relación, aceptada la práctica de tener otras parejas sexuales. Como es aceptado por ambos miembros de la pareja, la infidelidad no existe. Se trata de anteponer el amor sólido y dejar librada al gusto y el deseo la sexualidad.

Ahora bien, ¿cómo conjugar ambas cosas? ¿Qué pasa con el compromiso afectivo? ¿Realmente estamos preparados para entregar el corazón y repartir la sexualidad?

Todo parece haber nacido con la idea de los años sesenta del amor libre. En aquel momento, el amor libre era cosa de hippies y parecía que no sobreviviría ni podría adaptarse a la sociedad, mucho menos a la línea conservadora de la oposición a este concepto.

La idea tradicional del matrimonio y la lealtad para siempre se da de narices con esta práctica que floreció al ritmo del flower power sin tener nunca un lugar asentado en la sociedad.Era práctica de gays, lesbianas y personas disidentes de la sociedad tradicional y patriarcal.

Sin embargo, en el siglo XXI, la diversidad sexual está a la orden del día y las relaciones ya no son solo heterosexuales y homosexuales. En el espectro del amor están ubicadas también las relaciones poliamorosas, pansexuales, bisexuales, multisexuales, asexuales, heteroflexibles, swingers, y las “relaciones abiertas”.

Parejas abiertas

¿Qué son? ¿Cómo entenderlas? Las parejas abiertas surgieron primero en la comunidad homosexual como una contraposición a la relación de pareja tradicional. Dos personas se comprometían afectivamente pero dejaban libre el permiso de cada uno para tener relaciones sexuales con personas fuera de la pareja... siempre y cuando se fuera honesto al respecto. Es decir, se dejara al otro saber si había otra relación sexual, con quién y cuándo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

La honestidad al respecto es fundamental en este tipo de relaciones.

Las parejas abiertas no son relaciones poliamorosas, donde cabe el amor entre varias personas, ni tampoco son swingers, relaciones en las que se tiene sexo con otras personas pero con la pareja participando activamente o como testigo del acto.

¿Cómo funciona una pareja abierta?

Todo se trata de códigos entre los miembros de la pareja y franqueza absoluta. No hace falta que se cuenten todos los detalles, tampoco es cuestión de herir y provocar a la persona que se ama, pero sí se deja saber lo que está pasando y siempre se debe mantener el corazón fuera de cuestión. El corazón y el amor son solo para la pareja estable.

Nuevas tendencias

Quizá para las personas de más edad es difícil conjugar la sexualidad y el amor por vías separadas, pero es un hecho que las nuevas generaciones tienen una visión más libre de las relaciones de pareja y existen variaciones al respecto. Desde la bisexualidad, hasta la homosexualidad experimental, los amigovios, el sexo sin prejuicios y la expresión de la sexualidad en formas nuevas e insospechadas. Incluso es difícil convencer a los más jóvenes de que se comprometan con un género específico.

No es para todos, no es fácil de entender, pero está ahí y es otra forma de amar y mantener una relación de pareja. ¿Tú podrías ser parte de una pareja abierta? ¿Te resultaría aceptable?

parejas-abiertas

Inscríbete en nuestras redes sociales!

  

Carrera al altar

Tags:

Seamos honestos, en la actualidad pareciera que casarse es una moda.

A partir de los 26 (y tal vez más joven) nuestras redes sociales comienzan a llenarse de pedidas de mano, fotos de anillos, etc. Y no me mal entiendan, no estoy en contra del matrimonio, ni sugiero que todo aquel que se case precisamente sea por las razones equívocas, sin embargo, en nuestra cultura, existe -de veras- una estresante, agobiante y abrumadora presión social que, muchas veces, nos impulsa a dar ese paso cuando puede que aún no estemos listos.

                                     

@itzel_castellanos

El tener una relación estable con alguien, es un indicador de que “ya deberían dar el siguiente paso”,“para cuándo la boda”, o un “¿han pensado en el matrimonio?”, comentarios que se repiten una y otra vez cada que hay alguna comida familiar. Y la realidad es que cada quién tiene un tiempo distinto en sus relaciones, son “ÚNICAS”, la fórmula de alguien más, jamás será la misma para ti, por lo que si tu primo anduvo de novio un año y se casó, puede que tú te sientas listo en 2 o 3 años.

A veces las parejitas ni se han puesto a platicar acerca de formalizar ya que están en una etapa distinta, disfrutándola y no es su momento. ¡Y así es como debe de ser! Disfrutar las cosas, cada etapa, su tiempo.

 


Otro factor importante al tomar este tipo de decisión, y que va de la mano con el punto “familia”, es la cultura. Creemos que en esta vida hay ciertos pasos a seguir: primero estudias -y bastante- logras una licenciatura (post-grado, maestría y doctorado -algunos-), un buen trabajo, relación estable, y después, tenemos esa vaga idea de que el paso que sigue para nuestra vida es sellar el amor con una boda y formar una familia (repito, no está mal), pero tampoco está mal concentrarse en todas las oportunidades, puertas y opciones que cada una de nuestras vidas tiene. 

                                   

@sandra_gajarova

El estar casado no es un requisito para poder viajar en pareja o disfrutar en pareja, podemos disfrutar nuestra relación en toda etapa, y ya si se sienten listos, preparados y seguros de dar el siguiente paso, se hará el acuerdo mutuo y unirán “formalmente” sus vidas. Mientras tanto, les dejo estos puntos principales a tomar en cuenta:

El casarse no está en una edad, no “TIENES que” casarte entre los 28 y 30 años, no se te va el tren si decides más tarde o más temprano.

El casarse no es un número, los meses o años en una relación, no son indicadores de que ya se debe dar el siguiente paso.

El que empieza la idea del casamiento afirmando que “si las cosas no funcionan, me divorcio”, está destinado al fracaso, por supuesto que hay casos -miles- en dónde la única solución será esta. Sin embargo, en una relación que está a punto de emprender el matrimonio, esta no debería ser la idea que pase por sus cabezas.

Y por último, el casarse no es una moda, es un compromiso de dos personas que deciden amarse, deciden estar juntos y trabajarán el resto de sus vidas fomentando esa unión de amor y respeto.

Fin


Participa en nuestras redes sociales!

   

 


El amor es saltar al vacío y esperar que en la caída te crezcan alas

Tags:

El amor es saltar al vacío y esperar que en la caída te crezcan alas

Artículo por Belissa Fux

Pensé que nunca me enamoraría, pero la vida siempre se encarga de llevarte la contra y de mostrarte lo equivocada que estás.

Caminábamos por las calles de la que ahora es su ciudad, el sol había salido ese domingo para nosotros y de a ratos él giraba su cabeza para mirarme mientras me contaba algo. Me llevó a todos los rincones, pero a mí no me interesaba conocer nada, no podía dejar de pensar en su mano que colgaba sola de su brazo yfue en ese instante en el que por primera vez quise caminar de la mano con alguien. Todavía conservo el pasaje de ese viaje, viaje que marcaría un antes y un después para mí, viaje donde salté al vacío y no me di cuenta.


Cuando te haces a la idea de que estas sola, que puedes con todo o que tienes que poder con todo lo que te toca lidiar porque no hay nadie que te levante si te caes, te acostumbras. Se te vuelve rutina llegar a tu departamento y comer sola, empiezas a no planear cosas a futuro con nadie más que contigo misma, la paciencia desaparece, te vuelves auto suficiente y toda la literatura inglesa que leíste es basura porque no hay manera de que en la vida real te encuentres con un Mr. Darcy a lo Jane Austen.

 

Para mí no existía hombre que me doblegara, solía hacer chistes con mis amigas diciendo que el tipo que me siguiera los pasos todavía no había nacido y ellas criticaban mi manera de actuar diciendo que mi vara estaba muy alta; no entendían que mis héroes literarios justificaban cada una de mis exigencias. Pero vieron como es de maldita la vida, que siempre se encarga de llevarte la contra y de mostrarte lo equivocada que estás; no hizo falta que se movieran demasiadas fichas porque a mí me alcanzó con verlo para pensar: “estoy jodida”. Y así fue, él es de esas personas que vienen a descompaginarte la existencia, que te desequilibran las emociones, que vienen a desordenar tu vida ordinaria y tú estas ahí mirando desesperada como cuando tus amigos llevan a sus hijos a tu casa: “no, eso no, ¡eso no se toca!”.
                                                       @ubutterbelieve

De nada me sirvieron los cinco millones de mecanismos de defensa desarrollados que según mi psicóloga poseo. El tipo barrió con todo, movió acá, movió allá y en menos de un mes me tenía cortando papeles de colores. Me dejé llevar por lo que sentía porque quería darle lo mejor, pero como la vida no se detiene ni un segundo para dejar de ser tan maldita, un día nos golpeó la puerta y dejamos filtrar entre nosotros factores externos que dejaron secuelas, secuelas orgullosas y resentidas, secuelas egoístas y mal habladas, secuelas dañinas que no nos dejaron avanzar más y que desconfían cada vez que tocan la puerta otra vez.

                                       @moriahwhelan

A veces me detengo a pensar y me sorprende lo rápido que me enamoré de él, estando juntos nos llevábamos el mundo puesto, queríamos conseguirlo todo pero nos olvidamos de cuidar el uno del otro. Dejamos que lo que nos rodeaba decidiera por los dos y fijamos la mirada en lo que no hicimos en vez de salvar lo que ya habíamos construido. Podía despertarme y verlo enroscado en mi cintura, no me importaba mirar una y mil veces películas que ya conocíamos de memoria, amaba que me preparase una leche con chocolate, y para nosotros era inevitable terminar de almorzar y no ponernos a pensar qué podríamos comer a la noche, solíamos planificar una tarde en alguna plaza para después terminar acostados mirando otra vez Harry Potter o jugando al Scrabble. ¿Cuántas veces tenemos la felicidad ahí no más y la seguimos buscando? Un beso y un “hola mi amor”, un abrazo inesperado mientras cocinas, que no le importe lo cansador que fue su día y tenga energías para acariciarte el pelo mientras dormís, que te dedique tiempo, que tenga un fondo de pantalla con una foto de los dos, que vuelva cada semana para verte y hacer las mismas cosas porque no se imagina de otra manera. Nada que valga la pena resulta fácil de lograr, pero no todos están dispuestos a luchar por lo que vale la pena tener; para todos existe o existió alguien al que seguirían hasta el fin del mundo sin importar nada, si para ti todavía existe no lo descuides porque como dice el amigo Benjamin Griss, después de todo, “el amor es saltar al vacío y esperar que en la caída te crezcan alas”.



Participa en nuestras redes sociales!

 

¿Por qué nos besamos?

Tags:
Artículo por Elizabeth Gonzales

Sé que aún no he vivido lo suficiente, pero he tenido muchas experiencias que han ido cambiando mi perspectiva sobre el mundo, y es por eso que hoy he decidido empezar a decirle al mundo quién soy y para qué estoy aquí; ¿cómo lo haré? escribiendo. 

Señor, quisiera saber quién fue el loco que inventó el beso -Jonathan Swift

Hace un tiempo, después de besar a mi novio en el carro de regreso de la universidad, le pregunté: ¿por qué nos besamos, cómo se originó esto?, y como buen estudiante de psicología me respondió: debe ser un acto del inconsciente colectivo, algo que formuló Carl Jung; es decir, no sabemos exactamente cómo se originó pero lo repetimos por costumbre. Sin embargo, admitimos que desconocíamos cómo nació este gesto y por qué lo hacemos, dijo que si averiguaba una nueva forma de mostrar afecto lo haríamos, pero no descartamos el indagar y resolver mi duda. 

                  porque-besamos

@eveleneth

El otro día, él me envió un artículo redactado por la BBC Mundo, titulado: ¿Por qué besamos los humanos si la mayoría de los animales no lo hacen?, en donde se muestra el estudio realizado por Rafael Wlodarski, el cual señala que solo el 46% de las culturas realizan esta práctica. Para este investigador el beso romántico es una invención bastante nueva, cuya prueba más antigua la encontró en unos textos en sánscrito de más de 3.500 años. En estos se describía el beso como la acción de inhalar el alma del otro. Una pista en la naturaleza se encuentra en los chimpancés y los bonobos, pues estos dos mamíferos se besan, el detalle es que los chimpancés lo hacen como signo de reconciliación, mientras que los bonobos lo hacen más frecuentemente y utilizan la lengua al hacerlo. La conclusión a la que se llega en este estudio, es que el beso es un acto meramente biológico, con el fin de “olfatear” los genes de nuestra pareja, y saber cuán aptos son para la reproducción. 
Considero que este estudio deja de lado las sensaciones humanas, no toma en cuenta que el besar es una acción que despierta el placer en nosotros los humanos, y quien haya besado anteriormente puede reafirmarlo. Ya desde la antigua Roma existía esta práctica y una infinidad de tipos de beso como el romántico, el beso formal, el beso sagrado, el beso erótico y el beso de la muerte (Arquehistoria, 2013). El besar libera endorfinas y puede quemar hasta 6.4 calorías si se realiza por un minuto, el besar es apasionadamente sano y placentero, y hoy en día es una de las mejores muestras físicas de afecto, y aunque algunos preferimos los abrazos, nadie puede negar que al contacto con los labios del ser amado, la intensidad y una explosión de emociones se apoderan de nosotros.
                          besar
 

@eveleneth

De todas formas me uno al deseo del genial Jonathan Swift, porque si supiera quién fue el loco que invento el beso, sin duda alguna, tendría una serie de elogios para él. Creo que por ahora mi curiosidad está aplacada y mi duda resuelta, si encuentro una nueva forma de expresar mi amor a aquel chico que amo sin duda la compartiré, por ahora seguiré “inhalándole el alma”.





Participa en nuestras redes sociales!


AmistadyAmore  
 


Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com