Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

Los estados afectivos

Tags:
Los estados afectivos.

                                                              estados-afectivos
                                                                 Pintura del siglo XVIII titulada Charlotte duVal D' Oghes

Autor: Enciclopedia de la Psicología. Cap 5 “EL AMOR Y LOS AMORES”
Editorial: OCEANO.
 
 
La afectividad, la capacidad de experimentar sentimientos y emociones es una característica esencialmente humana. El afecto limita e influye en nuestra capacidad racional, de tal modo que la historia de todo hombre y toda mujer es la historia de su lucha por equilibrar lo racional y lo emocional en cada circunstancia vital. Ya en el siglo XVIII, Blaise Pascal nos legó la célebre frase: “El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

Pensadores, filósofos, escritores, psicólogos y profesionales de todas las ciencias  y artes han intentado definir  el fenómeno del amor. Hay descripciones de todo tipo, desde las visiones idealistas de los escritores románticos, pasando por las crudas y escépticas afirmaciones de los existencialistas, hasta las imágenes supuestamente objetivas que surgen del intento científico de medir las emociones a través del nivel de ciertas sustancias en la sangre. Cada generación está influida por determinados conocimientos y, aunque los sentimientos permanecen parecidos a través de los siglos, su descripción va cambiando. Por ello si queremos comprender este fenómeno es conveniente primero diferenciar todos esos términos que utilizan cotidianamente para hablar del amor: pasión, emoción, sentimiento, y humor.
Los sentimientos son estados afectivos estables y duraderos, de poca intensidad y no comportan una activación fisiológica. Entre ellos se encuentra la alegría, la tristeza, la satisfacción…
Las emociones son estados afectivos intensos, breves y pasajeros, que siempre comportan una activación fisiológica, como por ejemplo la tensión, el rubor, el llanto o la taquicardia. Son emociones el miedo, la rabia, la angustia, el entusiasmo, la exaltación…
Las pasiones son estados afectivos fuertemente intelectualizados. Se les atribuye la intensidad de las emociones y la duración de los sentimientos. Una pasión es una elaboración intelectual con una alta carga de componente emocional. Puede despertar pasiones la pintura, el fútbol, o cualquier tema o actividad  cuya presencia vivamos con fervor.

El humor a diferencia de los anteriores, no es un estado afectivo, sino una disposición afectiva, relativamente estable y persistente. También se le denomina estado de ánimo y es capaz de teñir intensamente las vivencias del individuo. El estado de ánimo puedes estar influido por las variaciones estacionales (“la tristeza de un día gris”, “la alegría exultante de un día soleado”), pero sobre todo por determinadas circunstancias ambientales, de la biografía del individuo y de las dimensiones y factores de su personalidad. En resumen, el estado de ánimo presenta una notable ambivalencia: por una parte puede ser relativamente duradero, anclado en la “forma de ser” normal de cada individuo (animoso, dinámico, y activo o, en cambio persistente y pasivo…) pero sometido a las mareas ondulantes de las variables psicosociales.

regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:


facebookgoogle-plus particiap-foros

 

Cuándo buscas ayuda para tu relación de pareja

Tags:
                                          relación-pareja
                                            © Edward Bartel

Pedir orientación profesional es una actividad a la que acuden cada día más parejas en crisis. Los matrimonios en el pasado se sostenían con otros ingredientes como la costumbre, la visión social, el sacrificio y la lealtad. Hoy esos valores no son suficientes, la relación actual necesita ver satisfechos temas como la satisfacción emocional y sexual, la gratificación, la comunicación y los proyectos comunes y equitativos.

Si sientes que tu relación de pareja está atravesando una crisis y no encuentras la manera de abordar el problema quizá sea hora de consultar a un especialista. No es cuestión de salir corriendo a la primera pelea, eso es normal, pero hay síntomas claros y precisos de que la ayuda externa es necesaria.

 

La terapia de pareja no siempre es efectiva ni actúa del mismo modo con todas las parejas, pero es una ayuda que puede beneficiar.

Las parejas son muy diferentes y reaccionan de distinta manera a la ayuda profesional. Revisa los siguientes ítems y respóndete con honestidad:

  • Ya no deseo pasar tanto tiempo con mi pareja
  • Prefiero no hablar de los problemas para evitar discusiones
  • Me aburre la rutina de la pareja
  • No sé si lo que siento es amor
  • Me pregunto si quiero seguir con mi pareja
  • No siento pasión
  • Mi pareja me irrita y no sé por qué
  • Quisiera hacer otras cosas y mi vida actual me ahoga
  • Mi pareja y yo no hablamos de nada importante
  • A mi pareja no le importa lo que yo siento o quiero
  • No me interesan las actividades de mi pareja
Si has contestado "sí" a varias de ellas es momento de acudir a terapia. Estadísticamente la ayuda profesional es más útil para las mujeres que para los hombres y, desde luego, solo sirve si ambos miembros de la pareja tienen el deseo de continuar la relación.

Cómo actúa la terapia de pareja

Lo primero que hace la terapia es reunir a los dos miembros de una pareja y "obligarlos" a comunicarse con un mediador, el terapeuta.

Este actúa como un árbitro, muchas veces permanecerá en silencio mientras la pareja habla o discute y dará su opinión después o intervendrá si la pelea llega a un punto muerto.

La terapia de pareja deja a la descubierto carencias, rencores, traumas, problemas personales que afectan a la vida en común. Muchas veces lo único que se necesita es un espacio pre programado en la semana para hablar abiertamente de lo que se siente y cómo se siente. La seguridad del consultorio permite aislar esos momentos de la vida cotidiana y, después, aplicar lo aprendido en la rutina doméstica.
 

Éxito de la terapia de pareja

Las parejas que obtienen un beneficio de la terapia de pareja son aquellas en que los dos miembros de la misma acuden motivados, que aún están enamorados y sienten que el problema es una crisis o tormenta, no el final de la pareja. Cuando uno de los dos miembros implicados en una relación ya no está interesado y ha tomado la decisión de pedir el divorcio, la terapia no tendrá ningún efecto porque por uno de los lados la pareja ha finalizado. El secreto de la ayuda profesional es ayudar a la pareja a comunicarse.


regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes sociales


facebook google-plus participa-foros


 


Cómo mejorar tu estilo para ser más seductora

Tags:
                                estilo-seductora
Por Paloma Corredor

Se dice siempre que la verdadera belleza está en el interior. Pero ¿a quién no le gusta lucir un aspecto atractivo? Lo importante es no obsesionarse con la perfección imposible. Todas sabemos que las fotos de las revistas están repletas de Photoshop y aún así la mayoría de las mujeres somos muy duras con nosotras mismas.

Los hombres repiten que por mucho que les atraigan las bellezas de medidas perfectas, saben diferenciar entre realidad y fantasía.

Y si no es así… bueno, ¿realmente quieres estar con alguien a quien solo le importan las apariencias?

La clave para potenciar el atractivo personal está en un saludable término medio entre la coquetería y la naturalidad. Por mucho que nos guste lo natural, la mayoría nos depilamos, nos peinamos y nos maquillamos.

Porque nos gusta vernos bien y porque el hecho de cuidarnos favorece nuestra autoestima. No es ninguna frivolidad, sino lo que se llama “un círculo virtuoso”.

Para dejar de ser tan crítica contigo misma te propongo dos ejercicios:

· Mira una foto de hace cinco años en la que salgas favorecida. ¿Verdad que te encuentras guapa y te lamentas por haber perdido el tiempo criticándote o diciéndote que eras muy mayor? Ahora mírate al espejo y proponte mirarte con los mismos ojos aquí y ahora.

· Pregunta a tus amigas, a tu pareja o personas de confianza qué es lo más atractivo que hay en ti. Si te da vergüenza, piensa en qué suelen elogiar los demás de tu aspecto y tu personalidad. Puede ser tu sonrisa o tus ojos, pero también tu simpatía o tu estilo al vestir.

Aspecto físico

· Conoce tu figura. ¿Cuál es la parte más bonita de tu cuerpo y cuál la menos agraciada? No se trata de que te castigues sino todo lo contrario: aprender a potenciar lo más bonito que tengas creando efectos visuales. Por ejemplo, si tienes las piernas estilizadas y las caderas anchas, puedes resaltarlas utilizando blusas anchas y leggins.

· Examina tu rostro. Según la forma de tu cara hay un corte de pelo que te sentará mejor. Ante todo, no trates de imitar a una famosa si tu complexión no tiene nada que ver con la suya.

· Ten en cuenta la tonalidad de tu piel, ojos y cabello. No a todas las mujeres les van bien los mismos colores. Por ejemplo, las morenas de piel pueden ponerse un vestido amarillo, pero no es el color más indicado para las rubias.

Estilo

· Conoce las tendencias para saber qué está de moda. Ojea las revistas, ve a una tienda con tiempo libre y pruébate distintas prendas. Aquí lo interesante es que no te limites a lo de siempre. Pruébate ropa que jamás pensaste que te pondrías, ya que puede que te sorprendas. Descarta todo aquello que no te siente bien, sin importar si está de moda o no.

· Fíjate en los colores. ¿Te iluminan o te apagan? Juega con ellos para resaltar u ocultar zonas. En general, los tonos oscuros te harán más delgada y viceversa.

· No elijas prendas sueltas sino conjuntos, ya que muchas veces una preciosa blusa después no pega con nada que tengas y se queda en el armario. Busca básicos fácilmente combinables y después prendas bonitas que encajen bien con ellos.

· Conoce los distintos estilos pero no creas que debes quedarte con uno solo. Puedes ser lady para ir a la oficina, deportiva los fines de semana, sexy de noche… Pero también deportiva para la oficina y todas las combinaciones posibles. Solo una regla: descarta los estilos que no vayan con tu personalidad o te hagan sentir disfrazada.

· Busca tu sello. La prenda que más te gusta llevar o el detalle que te define. Pueden ser los bolsos grandes. broches vintage. Las medias de tonos llamativos. Los abrigos de estilo retro. Aquello que te hace sentir bien y te diferencia.

Comunicación y lenguaje corporal

· No es solo la ropa que llevas o cómo te peinas y te maquillas. También es la actitud. Procura sentirte siempre cómoda con lo que llevas puesto. Incluso si llevas tacones: cierto que no son lo más confortable del mundo, pero que no te torturen. Eso no es sexy ni atractivo.

· Cuida la postura. Espalda recta, vientre hacia dentro, caderas sueltas, cabeza alta pero no altiva. Si no sabes qué hacer con las manos sujeta el bolso o un vaso o crúzate elegantemente de brazos.

· Ten en cuenta el tono de voz. Encuentra aquel con el que te sientes cómoda y segura. Cuida también tu forma de hablar también. Las palabras y el sonido transmiten mucha energía.

· El lenguaje de la seducción debe ser sutil, pero claro. Si alguien te atrae, sostiene la mirada un poco más de lo habitual. Y sonríe a menudo. Pero no te limites a los hombres. Cuando estés en grupo, utiliza el truco de los grandes seductores y seductoras: son aquellos que miran a los ojos, que escuchan y que hacen que la persona con la que hablan se sienta la más importante del mundo.


regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes sociales:


facebook google-plus participa-foros 


 


La Amistad empieza en casa

Tags:

                                                                        amistad-fmilia
                                                                                          Foto © Raycan | Dreamstime.com

Cuando eres niño, uno de los retos más grandes que tienes en la escuela no es académico: desde el primer día que llegas necesitas saber hacer amigos.

Aparentemente, algunos niños pasan por la vida relacionándose con otros sin esfuerzo, mientras que otros sufren en la soledad. Si tienes más de un hijo, lo más probable es que uno de ellos es más hábil que otro en asuntos sociales.

Sin embargo, no importa si uno es extrovertido o tímido: tener, o ser un amigo de verdad no tiene precio.

Por eso, en casa es necesario enseñar el valor de la amistad. Dentro de la familia, los niños practican la amistad primero con sus padres y hermanos.

  • Un verdadero amigo respeta.

    Tú, como amigo de tu hijo, necesitas modelar el respeto a su forma de ser, aceptándolo incondicionalmente. También otros miembros de la familia deben exigir el mismo respeto: es una actitud familiar.
  • Un verdadero amigo escucha.

    Es capaz de suprimir sus propias palabras y dejar que hable el otro, que opine el otro, que pida el otro primero. Enseña a tu hijo a esperar su turno y a escuchar a otros miembros de la familia.
  • Un verdadero amigo siente.

    Ser amigo es ponerte en el lugar del otro. Enseña a tu hijo a ser empático y a tener la costumbre de reflexionar sobre cómo se sienten los demás.
  • Un verdadero amigo ayuda.

    Ofrece lo que tiene para que el otro sea feliz. Enseña a tu hijo a compartir y ser generoso con otros miembros de la familia.
  • Un verdadero amigo perdona.

    En casa, todo el mundo se equivoca de vez en cuando. Pedir y otorgar perdón es buena práctica para las amistades futuras. Saber perdonar es esencial para la supervivencia de cualquier relación.
  • Un verdadero amigo se divierte.

    ¿Para qué quieres un amigo, si no lo pasas bien con él? Enseña a tu hijo a disfrutar la compañía de la familia, sin la necesidad de actividades de entretenimiento.
  • Un verdadero amigo tiene sentido de humor.

    En tu casa, acostumbra a tu hijo a ver las cosas por el lado amable, con optimismo y buena disposición. La risa sana atrae a los amigos.

La casa es el laboratorio donde los niños practican con sus primeros amigos, sus papás y hermanos, para que luego puedan lograr grandes amistades en la escuela.

regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes Sociales:


facebook google-plus participa-foros

 


El amor en la adolescencia

Tags:
 

 

La adolescencia es la etapa de la vida en la que aparece nuestra capacidad para sentir amor romántico. Los adolescentes, o al menos la inmensa mayoría de ellos, comienzan a experimentar este sentimiento cuando llegan a esa edad. Casi todos recordamos nuestro primer amor adolescente. Y casi siempre lo recordamos porque sentir por primera vez esa emoción deja en los seres humanos una huella imborrable.

 
¿Qué es el amor?
El amor es una de las emociones humanas. Pero es muy probable que sea la más fuerte de todas ellas. Cuando hablamos de amor, generalmente nos referimos al amor romántico aunque hay otros tipos de amor:
  • Amor filial. Es el amor entre hijos y padres.
  • Amor fraternal. Es el amor entre hermanos aunque muy frecuentemente es muy semejante al amor que se siente por algunos amigos.
  • Amistad. Es el amor profundo por los amigos.
  • Amor romántico. Es el amor hacia la pareja.
Qué define al amor romántico
El amor romántico es, precisamente, ese que descubrimos en la adolescencia. También es frecuente que el sentimiento de amistad aparezca en esta etapa de la vida. Pero lo que todos recordamos de nuestros años adolescentes suele ser el descubrimiento del amor romántico. Y este tipo de amor está definido por algunas características:
  • Deseo. La atracción sexual suele ser la primera manifestación del amor romántico aunque no siempre es así. Pero es frecuente que los jóvenes comiencen a experimentar una atracción física -deseo de estar junto a esa persona- y casi siempre también una atracción sexual -deseo de tocar, besar y tener relaciones sexuales con esa persona- cuando experimentan el amor romántico. Esa emoción que generalmente para los adolescentes es muy nueva es una de la que les provoca más turbación, falta de confianza y nerviosismo. Generalmente con el paso del tiempo cuando la han experimentado más y cuándo la conocen mejor, esas sensaciones negativas unidas al deseo suelen desaparecer. La adolescencia es también el momento de la aparición de las primeras relaciones sexuales, del descubrimiento de la propia orientación sexual y cuando los chicos y las chicas buscan respuestas a sus dudas sobre sexo.
 
  • Intimidad o apego. Es la conexión que se desarrolla hacia la persona objeto del amor romántico. Generalmente la existencia de amor romántico entre dos personas provoca también la aparición de un tipo de relación con un grado de intimidad mucho mayor que con el resto. Con la otra persona se comparten pensamientos y sentimientos que no se comparten con nadie más.
¿Amor eterno?
También es habitual que cuando se siente amor romántico por otra persona, aparezcan deseos de compromiso, de que ese amor continúe para siempre. Pero la realidad nos dice que muchas veces no es así.En algunos pocos casos el primer amor dura para siempre. Y nos encontramos con parejas que llevan juntas desde que se conocieron en la Secundaria. Pero lo normal es que no sea así. La razón principal de este hecho es que en la adolescencia los chicos y las chicas no están formados del todo. Cuando crecen van cambiando, van madurando y también varía lo que desean para su vida. Lógicamente una de las cosas que cambian es también las características que quieren en su compañero o compañera.Por eso es también muy frecuente que los adolescentes cambien a menudo de pareja. Pero eso no quiere decir que no sufran con las rupturas. Hay veces que los adultos a su alrededor quitan importancia a esas rupturas. Está bien hacerles ver que ese dolor que en el momento parece que será eterno, se pasará. Pero también es necesario que los adultos recuerden cómo de profundo era ese dolor.El amor a lo largo de la adolescencia
Precisamente el que la adolescencia sea una etapa de tránsito hace que la forma en la que los adolescentes vivan el amor romántico vaya cambiando según avanzan en esa edad.
  • Primera adolescencia. Cuando comienza a aparecer el amor romántico, la mayoría de los chicos y chicas lo viven como una forma de encajar mejor en un grupo. Tener una relación con alguién es, generalmente, la fórmula que usan chicas y chicos para formar parte de su grupo de amigos.
  • Final de la adolescencia. Por el contrario, cuando van pasando los años, el amor romántico es la vía para encontrar una pareja para la vida.
regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes Sociales:


facebook google-plus participa-foros funlicoma

 

El poder de la gratitud para atraer el amor a tu vida

Tags:
                           gratitud,poder 
                                    Dar las gracias por lo que tienes atrae más bendiciones a tu vida. © Bertrandb | Dreamstime.com

La ley de la atracción asegura que cada persona crea su realidad en función de sus creencias, pensamientos y expectativas. Y así, por ejemplo, si te acostumbras a dar las gracias por todo lo bueno que tienes en tu vida, atraerás aún más amor y bendiciones.

Este tipo de afirmaciones, que a veces parecen magia o charlatanería, se están viendo poco a poco refrendadas por investigaciones científicas en el mundo occidental.

Por ejemplo, se ha comprobado que, al realizar un experimento, el hecho de que exista un observador del proceso puede cambiar el resultado.

La energía de los pensamientos

La base de esta teoría es que todo lo que existe en el universo es energía, y también nuestros pensamientos. No existe una realidad única e inmutable, ya que cada persona ve e interpreta las cosas a su manera, según sus creencias, circunstancias y nivel de conciencia.

Así, cada pensamiento vibra en una determinada frecuencia y atrae situaciones y personas que vibran en frecuencias similares.

Por lo tanto, la gratitud, los pensamientos optimistas, la alegría, la vitalidad y la energía positiva nos ayudan a atraer más de lo mismo. ¿Has vivido una de esas etapas, que suelen suceder a una época difícil, en las cuales todo empieza a ir bien en cadena y sin esfuerzo aparente? Seguro que te sentías feliz, y sin darte cuenta lograbas atraer cada vez más bienestar y felicidad.

Cómo ser agradecida

Pero… ¡ah! Esa actitud no siempre es fácil de mantener. Los problemas, la rutina diaria y los miedos la empañan con facilidad. A veces hace falta poner mucha voluntad para conservar el optimismo, para creer firmemente que encontrarás al hombre de tu vida cuando, aquí y ahora, estás sola o atrapada en una relación infeliz.

¿Cómo hacer para cambiar la energía en esos momentos y predisponerte a atraer a la persona maravillosa con la que sueñas? Una de las llaves que más ayudan a abrir la puerta de la felicidad es cultivar la gratitud.

  • Da las gracias por todas las bendiciones de tu vida. Son muchas, muchas más de las que vemos cuando la mente está cegada por las quejas o el victimismo. Tener salud, un techo donde refugiarse, agua caliente, comida en la mesa, amigos, familiares. ¿Dispones de todo eso? Imagina lo difícil que sería tu vida sin ello. Entonces es cuando el sentimiento de gratitud brota del corazón y su energía se expande, primero dentro de ti misma y después acariciando a los que te rodean.

  • Hay muchas ocasiones para dar las gracias cada día. Al camarero que te sirve un delicioso café. A tus hijos por sorprenderte con sus juegos y su ingenio. A tus amigas por estar ahí de forma incondicional. A tu coche por llevarte a la oficina. A tu cuerpo por funcionar como una máquina perfecta. A tu mente por ponerse de tu parte y tener la fuerza y la humildad necesarias para ser agradecida.

  • Agradece incluso la bendición de haber conocido al amor de tu vida. No importa si todavía no ha ocurrido. Confía en que así será si mantienes esa actitud capaz de hacer milagros. Es todo un acto de fe, sí, pero ¿no te sientes mejor agradeciendo que quejándote porque él no aparece? Recuerda: lo semejante atrae lo semejante.


    regístrate-aquí

    Participa en Nuestras Redes Sociales:


    facebook google-plus participa-foros

     


Consejos para hacer nuevos amigos

Tags:


                         amigos-concejos

Si tienes muchas ganas de encontrar una pareja, quizás estés descuidando a tus amigos. Lo cual es un error porque los amigos son una fuente de apoyo y cariño que siempre debes alimentar. Su afecto, cuando es sincero, es incondicional… algo que no siempre se puede decir del amor de pareja. Pero si ya hace tiempo que te sientes sola en este sentido, te proponemos algunos consejos para hacer nuevos amigos.

Y es que la amistad no es solo cosa de adolescentes ni de personas sin pareja. No es un consuelo ni un pasatiempo. Es una relación entre iguales que nos ayuda a crecer y sacar fuera lo mejor de nosotros mismos. Los amigos son un espejo que nos refleja, una mano tendida, una eterna complicidad.

¿De amigos a pareja?

Además, es muy posible que hacer amigoste conduzca a encontrar una nueva pareja. Cuando estás enfocada en disfrutar y conocer gente, tienes más posibilidades de atraer a alguien especial que si estás desesperada por emparejarte, lo cual te puede volver obsesiva y exigente.

Otra ventaja de cultivar la amistad es quepuedes empezar una relación con alguien como amigos, lo cual les permitirá conocerse bien antes de tener una cita como pareja, aumentando las posibilidades de que la cosa funcione.

4 maneras de hacer nuevas amistades

Pero ¿cómo hacer amigos cuando uno ya tiene una vida adulta con menos tiempo y posibilidades de relacionarse? Aquí, algunas sugerencias.

1. Actualiza tus contactos. Acumulamos amigos en el celular y las redes sociales, pero no todos son iguales. Tómate una tarde libre para revisar tu agenda y hacer repaso de tus amigos. Borra a aquellas personas que te traen recuerdos dolorosos o que solo te aportan cosas negativas. Retoma el contacto con aquellos que siempre te despiertan una sonrisa y te hacen sentir bien. Y da una oportunidad a alguno de esos contactos con los que sientes que podrías intimar. ¿Qué tal enviarles un breve mensaje para comer juntos o tomar un café?

2. Comparte aficiones. Si tienes pareja, no creas que te llevarás mejor con ella si tiene exactamente tus mismos gustos. De hecho, es muy sano que sean complementarios y no iguales en este aspecto. Los amigos son ideales para compartir hobbies y aficiones que a tu pareja no le interesan. Eso aporta oxígeno a la relación y aleja la rutina y la frustración.

3. Sal de tu madriguera. Hay muchos lugares donde conocer gente. No, no tiene que ser en un bar o un club. Puedes apuntarte a multitud de cursos, meditaciones, clases, voluntariados, fiestas, salidas con amigos que llevan a amigos… En esta sociedad cada vez hay más prisas y soledad. Son muchas las personas que, como tú, se sienten solas o ansían ampliar el círculo. Solo necesitan un poco de coraje para encontrarse. Y también una mente abierta: considera hacer amistad con personas de distinta edad y condición social. ¡Ya no estás en la escuela!

4. Amistad online. Si vives en un lugar pequeño o aislado, o tu estilo de vida no te permite salir con frecuencia, internet es tu gran aliado. Pero debes aprender a usarlo de tal modo que no desgaste tu energía o te encuentres con personas tóxicas. Busca amigos virtuales o personas con tus mismas inquietudes en las redes sociales, blogs o foros. ¿Quién sabe? No serías la primera persona que acaba encontrando el amor de su vida en la otra punta del mundo.

regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociale:

facebookgoogle-plusparticipa-foros




 


El amor obsesivo


               amor-obsesivo
 
 
Henrik Sorensen / Getty Images

Hasta cierto punto, el amor va siempre acompañado de obsesión, al menos en las etapas iniciales, pero para algunas personas la obsesión es tan intensa que la relación se vuelve destructiva y tremendamente dolorosa.

La antropóloga Helen Fisher divide el amor en tres fases en función de las sustancias químicas cerebrales que se ven implicadas. La primera fase se produce cuando conoces a alguien y sientes principalmente una fuerte atracción física y deseo sexual; esta fase está regulada por los estrógenos y andrógenos.

 
 

La siguiente fase, el amor romántico, aparece cuando empiezas a sentir amor por esa persona. En esta fase se produce un fuerte vínculo emocional, piensas a menudo en él o ella, a veces de manera obsesiva, durante gran parte del día, y sientes un fuerte deseo de estar a su lado. Se caracteriza por un aumento de los niveles de dopamina y norepinefrina y un descenso de los niveles de serotonina.

 

Un estudio realizado por Fisher, mostró que algunas personas llegan a pensar en la persona amada hasta el 95% del día.

Lo más curioso de esta fase obsesiva es la similitud que guarda este estado cerebral con el de las personas que padecen trastorno obsesivo compulsivo o depresión. En todos estos casos, los niveles de serotonina son especialmente bajos, según un estudio realizado con un grupo de 20 participantes y 20 sujetos control (Marazziti, Akiskal, Rossi, & Cassano 1999).

La tercera fase es la que podríamos llamar el amor verdadero, por ser unos sentimientos muchos más realistas, que aparecen poco a poco, cuando se ha establecido un compromiso y un vínculo afectivo estable con esa persona.

 
La Biblia explica como encontrarlo. Comienza una relación ahora mismo.

Está mediada por las hormonas oxitocina (llamada también la hormona del amor e implicada en el amor entre padres e hijos) y vasopresina.

Las fases del amor obsesivo

En su libro Confusing love with obsession, el Dr. John Moore describe el desarrollo del amor obsesivo en cuatro fases:

Fase de atracción

Se produce una intensa y repentina atracción por la otra persona y un deseo de establecer una relación de inmediato, sin tener en cuenta su personalidad o posible compatibilidad.

Confunden la atracción física inicial con amor y piensan que sus intensos sentimientos indican que están ante el amor de su vida, a pesar de que no conocen aún a esa persona.

Fase ansiosa

Si se ha logrado establecer dicha relación, ésta se caracteriza por una gran ansiedad, con miedo al abandono, celos y pensamientos de infidelidad. Existe un deseo intenso de estar en contacto frecuente con esa persona, ya sea personalmente o mediante llamadas o mensajes. El miedo a la pérdida y la desconfianza generan sentimientos de tristeza, depresión o ira, de manera que las emociones son variables y extremas, con sentimiento de intensa alegría cuando todo va bien y miedo, ansiedad, ira, celos, etc., cuando percibe algún problema o sucede algo que hace aflorar sus muchos miedos e inseguridades. La persona obsesionada intenta controlar la conducta de su pareja y no desea que mantenga contacto con otras personas, de manera que se corre el riesgo de que se produzca un maltrato psicológico. A veces se producen reacciones violentas si la otra persona empieza a negarse a las exageradas demandas obsesivas.

Fase obsesiva

Se produce una total pérdida de control, la obsesión llega a su punto máximo, así como las conductas de control obsesivo. La persona víctima de la obsesión se siente mal y empieza a alejarse, lo cual crea más ansiedad y deseo de control en su pareja. La persona obsesionada no puede dejar de pensar en la otra persona y demanda una atención constante, sus llamadas son muy frecuentes y envía numerosos mensajes a lo largo del día. Pueden producirse acusaciones infundadas de infidelidad, y conductas obsesivas como seguir a la persona al trabajo para asegurarse de que no va a otro lugar, registrar sus objetos personales, revisar sus mensajes, etc. Deseo de saber todo lo que hace la otra persona, donde está en cada momento del día y con quien. Puede llegar a producirse maltrato emocional y físico.

Fase destructiva

En esta fase tiene lugar la destrucción de la relación, que hace que la persona obsesionada se deprima tremendamente, con pérdida de autoestima, sentimientos de culpa, desprecio y odio hacia sí misma, así como ira o deseos de venganza. A veces, puede recurrir al alcohol, las drogas o el sexo como forma de consuelo o sentir deseos de suicidarse.

Características de las personas que llegan a una obsesión patológica

  • A menudo, han tenido infancias en las que se sintieron abandonados o fueron víctimas de abuso emocional, físico o sexual. Estas relaciones disfuncionales en la infancia les han podido impedir aprender patrones sanos de relación de pareja.
  • Tienen un miedo extremo a ser abandonados, reaccionando con gran miedo y ansiedadante el más mínimo indicio, real o imaginado de abandono. Este miedo les hace aferrarse con fuerza a su pareja.
  • Se enamoran con mucha rapidez, de manera que nada más conocer a alguien pueden creer que es el amor de su vida y desear estar con esa persona para siempre.
  • Pueden tener problemas para controlar sus emociones y tener emociones muy intensas, que varían con gran facilidad. Esto hace que el amor que sienten sea muy intenso, pero también la ansiedad, el miedo al abandono y otras emociones negativas que, dada su intensidad, se vuelven difíciles de controlar.
  • Algunas de estas personas pueden tener un trastorno límite de la personalidad.

Qué puedes hacer si sientes un amor obsesivo

Si la obsesión que sientes es algo más que la obsesión típica y normal que casi todo el mundo experimenta al inicio de una relación, lo primero que has de pensar es que tu forma de relacionarte a nivel de pareja no es sana y necesitas aprender modos más constructivos de relacionarte tanto contigo como con los demás. Probablemente tienes diversos temas emocionales que solucionar, tal vez relacionados con el abandono, abuso o maltrato en la infancia, problemas de ansiedad, depresión, baja autoestima, etc.

Por tanto, si tus relaciones se han caracterizado por este patrón obsesivo, acude a un psicólogo para solucionar estos problemas antes de entrar de nuevo en una relación. Ten en cuenta que todas tus relacione acabarán mal mientras no aprendas a relacionarte de un modo más sano y superes esta tendencia a la obsesión, miedos, inseguridades o viejos traumas que te impiden conseguir lo que más deseas: poder tener una relación estable con alguien que te ame de verdad.

regístrate-aquí 
Participa en nuestras redes sociales: 
facebook google-plus  participa-foros


Como mantener viva una amistad a través del tiempo

Tags:

                        amistad-verdadera
 

La amistad suele ser muy importante para los adolescentes, pero cuando las personas se hacen más mayores empiezan a anteponer a ella la búsqueda de pareja y, más tarde, su relación de pareja, hijos y vidas personales. Esto hace que formar amistades íntimas después de la adolescencia sea algo más complicado y que esas amistades sean más superficiales y cambiantes. Por el contrario, las amistades que se han formado en la infancia o adolescencia y que se logran mantener hasta la edad adulta, son las más íntimas y profundas, pudiendo durar toda la vida.

Es decir, son el tipo de amistades con las que verdaderamente puedes contar cuando las cosas van mal, personas que te conocen bien, te aceptan como eres, con quien puedes compartir prácticamente cualquier cosa y que suponen una importante fuente de apoyo. Por este motivo, es importante mantenerlas y cuidarlas a lo largo del tiempo, pues si las pierdes existe la posibilidad de que no vuelvas a encontrar amistades así en toda tu vida. Estas son algunas ideas para ayudarte a lograrlo:

1. Mantente abierto. Los buenos amigos son los que a menudo hacen preguntas complicadas o te dicen cosas que tal vez no desearías escuchar, como "¿tal vez lo que sienes es celos?" o "¿Por qué eso es tan importante para ti?" Estar dispuesto a compartir aspectos más íntimos de tu vida o a escuchar a esa persona cuando te dice algo que no quieres oír es un aspecto importante de la intimidad que ayuda a mantener la amistad en un nivel más profundo.

2. No pierdas el contacto pase lo que pase. Tal vez estás pasando una etapa de más trabajo, hay ciertas complicaciones en tu vida o estás iniciando una nueva relación o formando una familia y es normal que estés menos en contacto con tus amigos.

 

Aún así, es importante que ese amigo o amiga especial siga sabiendo de ti, de tu vida y que le dediques al menos un rato de vez en cuando para que os pongáis al día. Saber lo que está pasando en la vida de la otra persona es muy importante porque mantendrá vuestra conexión incluso aunque no os veáis en persona.

3. Arregla los malentendidos o problemas. No hacer nada y dejar pasar el tiempo a ver si todo se arregla por sí mismo es el mejor modo de enfriar una relación y crear distancia. Por el contrario, cuando haya algún problema, háblalo enseguida con la otra persona, pide perdón cuando sea necesario o dile que te ha ofendido cuando lo haya hecho para darle la oportunidad de repararlo o disculparse.

4. Busca tiempo para pasar con esa persona, hacer cosas juntos y pasarlo bien. A veces, cuando una persona tiene pareja e hijos suele hacerlo todo con su pareja, incluso ver a sus amigos. Sin embargo, una amistad especialmente íntima e importante necesita que le dediques tiempo a solas, sin tu pareja, para poder hablar de vuestras cosas o para que pueda contarte temas de su vida personal que no desea compartir con tu pareja o tu familia. Tener pareja no significa que debáis hacerlo todo juntos. Además, es bueno para la relación de pareja que ambos tengáis vuestras propias amistades aparte y hagáis cosas independientemente de vez en cuando, como salir con algún amigo.

5. Muestra tu aprecio. Asegúrate de que tu amigo o amiga sabe que le aprecias, que te preocupas por él o ella, que te importa lo que sucede en su vida y que puede contar contigo si te necesita.

6. Conoce a la otra persona y su modo único de relacionarse. Cada persona es diferente y tiene modos diferentes de expresar su amistad y aprecio por ti. Algunos tendrán muy buena memoria para fechas señaladas y jamás olvidarán tu cumpleaños, mientras que otra persona tal vez se olvide de tu cumpleaños pero muestre su aprecio por ti de otra manera, como prestándote un libro que sabe que te gustará, ofreciéndose para ayudarte a hacer algo sin que se lo pidas o compartiendo contigo información o experiencia que sabe que te será de utilidad.

regístrate
Participa de nuestras redes sociales:


facebook google foro

 


¿Amor o enamoramiento?

¿Amor o enamoramiento?

Descubre la diferencia entre "estar enamorada" y "amar"
No confundas tus fantasías con la realidad.  Foto © Karen Bramblet / stock.xchng

Amor y enamoramiento no son lo mismo, y es importante conocer la diferencia porque cuando los confundimos se produce mucho sufrimiento.

Enamoramiento es lo que sucede al principio de una relación. Conoces a alguien que te atrae, resulta que es encantador y no te lo puedes sacar de la cabeza. Cuando están juntos el tiempo vuela, se ríen, se adivinan el pensamiento y sienten que se comprenden a la perfección.

Quizás tengas la sensación de que has encontrado a tu alma gemela, y eso te hace sentir maravillosamente. Inventas planes de futuro, sueñas despierta, solo tienes ganas de verle y no haces planes con tus amigos porque ahora reservas todo tu tiempo para él.

Querida, ¡estás enamorada! Pero ¿significa eso que él es tu pareja ideal, la persona que envejecerá a tu lado, el amor de tu vida? Pues… no necesariamente.

Qué ocurre cuando nos enamoramos

Científicos, poetas y místicos han tratado de descifrar por qué se produce esa chispa de atracción irresistible. Unos dicen que es pura química. Otros hablan de la conexión entre dos corazones e incluso de medias naranjas.

Lo cierto es que se produce un terremoto físico y emocional. Te sientes más ligera, guapa y optimista. Eso se debe a que tu estado de enamoramiento hace que tu cuerpo genere endorfinas y otras hormonas que producen una sensación de bienestar. Te sientes estupendamente porque hay alguien a tu lado con quien puedes pasártelo bien, confiar, intimar.

 

Y todo eso obra maravillas en nuestro bienestar.

Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que todas las virtudes que atribuyes a esa persona puede que estén en tu imaginación. Eres tú quien lo encuentra perfecto. A tus ojos no tiene defectos, en todo caso peculiaridades que te divierten. Tú, en algún lugar de tu cabeza, has decidido que esa es la persona que te va a querer toda la vida, que no te abandonará ni traicionará, que está hecha para ti. Más aún: él es quien te compensará del dolor que sufriste en varias rupturas amorosas, o el que te dará el amor y la comprensión que tus padres no supieron darte.

Del “amor” al odio

Y todo eso es un error. Son suposiciones basadas en tu deseo de amar y ser amada, que es lógico y natural y no deberías reprimir. No conoces bien a esa persona, por lo que no puedes dar tantas cosas por supuestas. Él no es perfecto, como tú tampoco lo eres. Pero cuando piensas así estás comportándote como una niña que anhela amor y protección absolutos e incondicionales.

Lo que ocurre es que no eres una niña, sino una adulta. Si te empeñas en amar de esa forma inmadura, exigente, fantasiosa… solo sufrirás un desengaño tras otro, o una permanente sensación de vacío. Es muy posible que encuentres hombres que estén deseando cuidar de ti, protegerte o satisfacer tus fantasías del caballero perfecto… Pero se cansarán. Y si tú no entiendes que se alejan de ti porque no pueden ser ellos mismos, sino que tienen que interpretar un papel, te sentirás una víctima. Les odiarás con la misma intensidad con que antes les adorabas, y tropezarás con la misma piedra en tu siguiente relación.

Así de fácil se puede pasar del enamoramiento a la fobia y el odio, porque no hay verdadero amor. Es un fuego artificial cuyo resplandor desaparece enseguida.

¿Qué es el amor?

Amar es otra cosa. Supone atravesar la fase de enamoramiento, y dejar de ver a tu pareja con unas lentes de color rosa. Conocerle tal y como es, y no como a ti te gustaría que fuera. Permitirle que se muestre sin necesidad de ponerse disfraces. Saber estar a su lado cuando te está mostrando su propia vulnerabilidad o sus demonios. ¿O acaso crees que él no arrastra carencias, frustraciones o sueños rotos?

Es muy importante que antes aprendas a conocerte y quererte a ti misma,independientemente de que tengas pareja o no. Más aún si la tienes, ya que evitará que cargues el peso de tus mochilas sobre sus espaldas.

Lo cierto es que tu pareja es un ser humano de carne y hueso. En el momento en que eres capaz de amarle no solo por su luz, sino también por su sombra, y aún así eliges quedarte a su lado, puedes llamarlo amor. Porque el verdadero amor no juzga, ni proyecta, ni manipula. De hecho, el amor más puro se expresa cuando sientes la necesidad de dar, más que de recibir.

Piensa también que tú no eres ni mucho menos perfecta. Si eres capaz de ser tú misma con él, sin ocultar tu sombra, sin pretender ser de otra forma para complacerle, sin tener miedo de que te rechace, permitirás que él aprenda a amar a la persona que eres realmente.

Qué alivio para ambos, ¿no?

regístrese

Participa de nuestras redes sociales


facebook google-plus  participa-foro

 


Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com