Artículos sobre el amor, la amistad, parejas y las emociones de la vida

Cuál es el mejor modo de disculparse o pedir perdón

Tags:

Por Ana Muñoz
Experto Motivación

  disculpa
   VladSt / Getty Images

Pedir disculpas tras cometer un error puede ser difícil para muchas personas pero, si queremos mantener buenas relaciones con los demás, no solo es importante hacerlo sino también saber hacerlo del modo apropiado.

Si haces algo que está mal o que hiere, de algún modo, a otra persona, una buena disculpa a tiempo hace posible que el otro pueda perdonar, olvidar y dejar atrás lo sucedido. De lo contrario, puede quedar demasiado presente en su memoria, perjudicar vuestra relación y disminuir el nivel de confianza que tiene en ti.

Michael McCullough, profesor de psicología de la Universidad de Miami, dirigió una amplia investigación sobre este tema y descubrió que las mejores disculpas constan de tres componentes principales:

1. Decir “lo siento” con sinceridad.

2. Ofrecer un modo de compensar o reparar el daño causado.

3. Hacernos responsables de nuestros actos.

La disculpa sincera hace que seamos mejor valorados por la otra persona y el hecho de ofrecer un modo de reparar el daño aumenta la confianza y seguridad por parte de la otra persona pues te ve como alguien que, aunque le cause un daño, va a arreglarlo en vez de dejarte con el problema para que lo arregles tú.

Imagina, por ejemplo, la diferencia entre el amigo al que le prestas un libro y te lo devuelve roto y aquél que te devuelve uno nuevo porque ha dañado sin querer el tuyo. Evidentemente, percibirás que prestar un libro a esta última persona es mucho menos arriesgado que prestárselo a la otra, aunque ambos te hayan dañado el libro.

Reparar el daño

El modo de reparar el daño es también importante. Lo que tú crees que puede ser una buena reparación puede ser visto por la otra persona como causar un daño aún mayor. Por ejemplo, cuando Susana le prestó a su amiga una falda, ésta se la devolvió rota y con un horrible remiendo mal hecho e imposible de reparar.

 

Por tanto, habla con la otra persona, plantea soluciones para reparar el daño y deja que elija la que considere más adecuada.

Muchas personas se limitan a ofrecer dinero para arreglar un daño causado cuando, a menudo, el problema no es el dinero sino las molestias causadas por el error. En casos como estos, tal vez no puedas evitar dichas molestias pero sí puedes librarle de alguna otra como un modo de compensar.

Por ejemplo, Esther prometió a su pareja que haría también la parte de tareas domésticas que le correspondía a él durante dos semanas como un modo de compensar las molestias que la había causado con su error.

A veces, la reparación puede consistir tan solo en prometer que no lo vas a hacer más o que vas a hacer un determinado cambio en tu comportamiento y, por supuesto, cumplir tu promesa.

Una repuesta empática

Cuando una persona que te ha causado algún tipo de daño siente sinceramente haberlo hecho, está mostrando empatía y se siente realmente mal por lo que ha hecho, incluso aunque haya sido sin querer; es decir, está sintiendo tu dolor y tú te das cuenta de eso.

Las personas empáticas son más valoradas porque tienen en cuenta los sentimientos de los demás y tienen cuidado de no herirlos (aunque, como todos, también cometen errores). Por este motivo, cuando la otra persona percibe la disculpa como falsa y no sentida, tendrá menos probabilidades de aceptar tus disculpas y confiará menos en ti. Por tanto, trata de ponerte en su lugar para entender cómo le afecta a esa persona (no como te afectaría a ti) el daño causado, lo que supone para dicha persona, las consecuencias que puede tener lo sucedido  y lo que puede sentir.

La interpretación del otro

Lo que para ti puede ser un olvido sin importancia que no tiene por qué volver a repetirse, puede ser visto por la otra persona (por ejemplo, por tu pareja) como una muestra de que no te importa o no te preocupas por él o ella lo suficiente. Para saber si está pasando algo así y cómo está interpretando tu pareja lo sucedido, es importante que habléis y le preguntes qué piensa hasta descubrir cómo está interpretando el suceso. De este modo, podrás aclarar cualquier malentendido y aplacar sus miedos.

Disculparse no es buscar excusas

Algunas personas tratan de disculparse buscando excusas o incluso tratando de culpar, al menos en parte, a la otra persona y poniéndose a la defensiva. Una disculpa que empieza: “Siento lo sucedido pero no habría pasado si tú…” es una muy mala disculpa porque no estás asumiendo tu responsabilidad. Por tanto, olvida esa parte y céntrate en lo que tú has hecho mal. Si la otra persona ve que lo sientes de verdad, que pides perdón y que asumes la responsabilidad, es muy probable que asuma también la suya y admita su contribución a lo sucedido.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 


Si, el reír rejuvenece... ¡Y qué poco reímos!

Tags:
Por: Ma Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net

 

reír-rejuvenece
¿La risa, la sonrisa? algo que muchos considerarán intrascendente, pero sin embargo es de gran importancia y valor.

Valioso e importante para nuestro caminar por la vida, para nuestro trato con los demás, para nuestro beneficio y hasta para nuestra salud.

La risa y la sonrisa. Según una terapeuta que realizó estudios en los Estados Unidos relativos a los beneficios de la risa para la mente y el cuerpo humano, así como las terapias adicionales a la misma, tales como la respiración consciente, la expresión corporal, el canto y la conversación eran factores importantísimos, aparte de un signo externo de alegría, para prevenir las enfermedades cardiovasculares, calmar los dolores físicos, regular el sistema nervioso y aliviar el stres.

No sabemos que es lo que pensarán los médicos al respecto pero lo que si sabemos todos es que reír es algo que nos deja el alma aligerada, que es una sensación extraordinaria de bienestar y gozo que como algo mágico nos transporta un poco a nuestros tiempos infantiles y por eso el reír rejuvenece. Si, el reír rejuvenece... ¡Y qué poco reímos!

Al sentirnos adultos nos revestimos de una gran austeridad y de una propiedad tan seria y formal que vamos olvidando poco a poco lo que es el reír y podemos decir que pasan días y días sin que la risa vigorice nuestra personalidad y alegre nuestra existencia y la de los demás. Ceño fruncido, mirada torva y reconcentrada, gesto adusto, labios apretados... eso hace daño al corazón y al espíritu.

La Madre Teresa de Calcuta solía decir: "Familia que reza unida, permanece unida" y estamos de completo acuerdo pero también nos atrevemos a decir que : "Familia que ríe unida, permanece unida"

Y reírnos un poco de nosotros mismos es el mejor antídoto para sobrellevar con buen ánimo todos nuestros errores y fallas que como seres humanos tenemos.

Es cierto que no siempre hay motivos para reír, pero de lo que no podemos prescindir es de la sonrisa. La sonrisa no es carcajada, es algo más sutil, es como dice de ella Martín Descalzo: "Si yo tuviera que pedirle a Dios un DON, le pediría que me concediera el supremo arte de la sonrisa. Es lo que más envidio en algunas personas. Es, me parece, la cima de la expresión humana. Debe ser, por ello, muy fácil enamorarse de personas que poseen una buena sonrisa. Y ¡qué afortunados quienes tienen un ser amado en cuyo rostro aparece con frecuencia ese fulgor maravilloso!".

Cuando alguien nos sonríe nos está mandando un mensaje de paz, de equilibrio interior, de dulzura y de amor. Quién sabe amar sonríe fácilmente Las personas amargadas, egoístas, envidiosas, no saben sonreír y mucho menos si son orgullosas.

Reír es bueno para la salud porque la alegría es cosa sana y provechosa. Sonreír es ir derramando un haz luminoso de calor y ternura para los demás, es como un destello del mismo Dios que brota como agua fresca para las almas sedientas que se nos acercan.


Que nuestra sonrisa no sea un gesto forzado, sino algo espontáneo y natural que dará a nuestra personalidad un relieve maravillosamente profundo y humano.

regístrate-aquí
Participaen Nuestras Redes sociales:

facebookgoogle-plus participa-foro



La Amistad empieza en casa

Tags:

                                                                        amistad-fmilia
                                                                                          Foto © Raycan | Dreamstime.com

Cuando eres niño, uno de los retos más grandes que tienes en la escuela no es académico: desde el primer día que llegas necesitas saber hacer amigos.

Aparentemente, algunos niños pasan por la vida relacionándose con otros sin esfuerzo, mientras que otros sufren en la soledad. Si tienes más de un hijo, lo más probable es que uno de ellos es más hábil que otro en asuntos sociales.

Sin embargo, no importa si uno es extrovertido o tímido: tener, o ser un amigo de verdad no tiene precio.

Por eso, en casa es necesario enseñar el valor de la amistad. Dentro de la familia, los niños practican la amistad primero con sus padres y hermanos.

  • Un verdadero amigo respeta.

    Tú, como amigo de tu hijo, necesitas modelar el respeto a su forma de ser, aceptándolo incondicionalmente. También otros miembros de la familia deben exigir el mismo respeto: es una actitud familiar.
  • Un verdadero amigo escucha.

    Es capaz de suprimir sus propias palabras y dejar que hable el otro, que opine el otro, que pida el otro primero. Enseña a tu hijo a esperar su turno y a escuchar a otros miembros de la familia.
  • Un verdadero amigo siente.

    Ser amigo es ponerte en el lugar del otro. Enseña a tu hijo a ser empático y a tener la costumbre de reflexionar sobre cómo se sienten los demás.
  • Un verdadero amigo ayuda.

    Ofrece lo que tiene para que el otro sea feliz. Enseña a tu hijo a compartir y ser generoso con otros miembros de la familia.
  • Un verdadero amigo perdona.

    En casa, todo el mundo se equivoca de vez en cuando. Pedir y otorgar perdón es buena práctica para las amistades futuras. Saber perdonar es esencial para la supervivencia de cualquier relación.
  • Un verdadero amigo se divierte.

    ¿Para qué quieres un amigo, si no lo pasas bien con él? Enseña a tu hijo a disfrutar la compañía de la familia, sin la necesidad de actividades de entretenimiento.
  • Un verdadero amigo tiene sentido de humor.

    En tu casa, acostumbra a tu hijo a ver las cosas por el lado amable, con optimismo y buena disposición. La risa sana atrae a los amigos.

La casa es el laboratorio donde los niños practican con sus primeros amigos, sus papás y hermanos, para que luego puedan lograr grandes amistades en la escuela.

regístrate-aquí

Participa en Nuestras Redes Sociales:


facebook google-plus participa-foros

 


El poder de la gratitud para atraer el amor a tu vida

Tags:
                           gratitud,poder 
                                    Dar las gracias por lo que tienes atrae más bendiciones a tu vida. © Bertrandb | Dreamstime.com

La ley de la atracción asegura que cada persona crea su realidad en función de sus creencias, pensamientos y expectativas. Y así, por ejemplo, si te acostumbras a dar las gracias por todo lo bueno que tienes en tu vida, atraerás aún más amor y bendiciones.

Este tipo de afirmaciones, que a veces parecen magia o charlatanería, se están viendo poco a poco refrendadas por investigaciones científicas en el mundo occidental.

Por ejemplo, se ha comprobado que, al realizar un experimento, el hecho de que exista un observador del proceso puede cambiar el resultado.

La energía de los pensamientos

La base de esta teoría es que todo lo que existe en el universo es energía, y también nuestros pensamientos. No existe una realidad única e inmutable, ya que cada persona ve e interpreta las cosas a su manera, según sus creencias, circunstancias y nivel de conciencia.

Así, cada pensamiento vibra en una determinada frecuencia y atrae situaciones y personas que vibran en frecuencias similares.

Por lo tanto, la gratitud, los pensamientos optimistas, la alegría, la vitalidad y la energía positiva nos ayudan a atraer más de lo mismo. ¿Has vivido una de esas etapas, que suelen suceder a una época difícil, en las cuales todo empieza a ir bien en cadena y sin esfuerzo aparente? Seguro que te sentías feliz, y sin darte cuenta lograbas atraer cada vez más bienestar y felicidad.

Cómo ser agradecida

Pero… ¡ah! Esa actitud no siempre es fácil de mantener. Los problemas, la rutina diaria y los miedos la empañan con facilidad. A veces hace falta poner mucha voluntad para conservar el optimismo, para creer firmemente que encontrarás al hombre de tu vida cuando, aquí y ahora, estás sola o atrapada en una relación infeliz.

¿Cómo hacer para cambiar la energía en esos momentos y predisponerte a atraer a la persona maravillosa con la que sueñas? Una de las llaves que más ayudan a abrir la puerta de la felicidad es cultivar la gratitud.

  • Da las gracias por todas las bendiciones de tu vida. Son muchas, muchas más de las que vemos cuando la mente está cegada por las quejas o el victimismo. Tener salud, un techo donde refugiarse, agua caliente, comida en la mesa, amigos, familiares. ¿Dispones de todo eso? Imagina lo difícil que sería tu vida sin ello. Entonces es cuando el sentimiento de gratitud brota del corazón y su energía se expande, primero dentro de ti misma y después acariciando a los que te rodean.

  • Hay muchas ocasiones para dar las gracias cada día. Al camarero que te sirve un delicioso café. A tus hijos por sorprenderte con sus juegos y su ingenio. A tus amigas por estar ahí de forma incondicional. A tu coche por llevarte a la oficina. A tu cuerpo por funcionar como una máquina perfecta. A tu mente por ponerse de tu parte y tener la fuerza y la humildad necesarias para ser agradecida.

  • Agradece incluso la bendición de haber conocido al amor de tu vida. No importa si todavía no ha ocurrido. Confía en que así será si mantienes esa actitud capaz de hacer milagros. Es todo un acto de fe, sí, pero ¿no te sientes mejor agradeciendo que quejándote porque él no aparece? Recuerda: lo semejante atrae lo semejante.


    regístrate-aquí

    Participa en Nuestras Redes Sociales:


    facebook google-plus participa-foros

     


Consejos para hacer nuevos amigos

Tags:


                         amigos-concejos

Si tienes muchas ganas de encontrar una pareja, quizás estés descuidando a tus amigos. Lo cual es un error porque los amigos son una fuente de apoyo y cariño que siempre debes alimentar. Su afecto, cuando es sincero, es incondicional… algo que no siempre se puede decir del amor de pareja. Pero si ya hace tiempo que te sientes sola en este sentido, te proponemos algunos consejos para hacer nuevos amigos.

Y es que la amistad no es solo cosa de adolescentes ni de personas sin pareja. No es un consuelo ni un pasatiempo. Es una relación entre iguales que nos ayuda a crecer y sacar fuera lo mejor de nosotros mismos. Los amigos son un espejo que nos refleja, una mano tendida, una eterna complicidad.

¿De amigos a pareja?

Además, es muy posible que hacer amigoste conduzca a encontrar una nueva pareja. Cuando estás enfocada en disfrutar y conocer gente, tienes más posibilidades de atraer a alguien especial que si estás desesperada por emparejarte, lo cual te puede volver obsesiva y exigente.

Otra ventaja de cultivar la amistad es quepuedes empezar una relación con alguien como amigos, lo cual les permitirá conocerse bien antes de tener una cita como pareja, aumentando las posibilidades de que la cosa funcione.

4 maneras de hacer nuevas amistades

Pero ¿cómo hacer amigos cuando uno ya tiene una vida adulta con menos tiempo y posibilidades de relacionarse? Aquí, algunas sugerencias.

1. Actualiza tus contactos. Acumulamos amigos en el celular y las redes sociales, pero no todos son iguales. Tómate una tarde libre para revisar tu agenda y hacer repaso de tus amigos. Borra a aquellas personas que te traen recuerdos dolorosos o que solo te aportan cosas negativas. Retoma el contacto con aquellos que siempre te despiertan una sonrisa y te hacen sentir bien. Y da una oportunidad a alguno de esos contactos con los que sientes que podrías intimar. ¿Qué tal enviarles un breve mensaje para comer juntos o tomar un café?

2. Comparte aficiones. Si tienes pareja, no creas que te llevarás mejor con ella si tiene exactamente tus mismos gustos. De hecho, es muy sano que sean complementarios y no iguales en este aspecto. Los amigos son ideales para compartir hobbies y aficiones que a tu pareja no le interesan. Eso aporta oxígeno a la relación y aleja la rutina y la frustración.

3. Sal de tu madriguera. Hay muchos lugares donde conocer gente. No, no tiene que ser en un bar o un club. Puedes apuntarte a multitud de cursos, meditaciones, clases, voluntariados, fiestas, salidas con amigos que llevan a amigos… En esta sociedad cada vez hay más prisas y soledad. Son muchas las personas que, como tú, se sienten solas o ansían ampliar el círculo. Solo necesitan un poco de coraje para encontrarse. Y también una mente abierta: considera hacer amistad con personas de distinta edad y condición social. ¡Ya no estás en la escuela!

4. Amistad online. Si vives en un lugar pequeño o aislado, o tu estilo de vida no te permite salir con frecuencia, internet es tu gran aliado. Pero debes aprender a usarlo de tal modo que no desgaste tu energía o te encuentres con personas tóxicas. Busca amigos virtuales o personas con tus mismas inquietudes en las redes sociales, blogs o foros. ¿Quién sabe? No serías la primera persona que acaba encontrando el amor de su vida en la otra punta del mundo.

regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociale:

facebookgoogle-plusparticipa-foros




 


Cuando tu amigo empieza a gustarte

Tags:

Artículo por Antonieta Pérez

 
              

                                                                                                                                                                             @michelaper
A veces hay sentimientos confusos que es mejor callar. 

Creo que a todas nos ha pasado en algún momento que nos fijamos en un amigo. A veces lo aceptamos y otras nos negamos a darnos cuenta. A mi me pasó por primera vez en mi vida el negarme a aceptar lo que estaba sintiendo.

Siempre he sido una mujer clara y directa, me considero una persona transparente en ciertos aspectos, no confío mucho en todos pero al mismo tiempo hay aspectos en los que soy demasiado confiada.

Empecé a tener confianza en alguien y con el tiempo me di cuenta de que me llamaba mucho la atención, pero no quería aceptarlo las siguientes razones:

 

1. Tengo poco de haber terminado con quien creí era el amor de mi vida
 

2. Mis prioridades cambiaron respecto a mi vida, una relación nueva pasa a ser lo último en mi lista

3. Tengo tantos sueños que cumplir antes de pensar en alguien

4. He tenido muchas invitaciones a salir de parte de diferentes personas

5. Me invade el miedo de pensar en tener una relación con alguien de nuevo

        
                                                                                                                                                                       @fugitiva

 

                   
Pero entonces, de pronto me sorprendo recordándolo en las tardes o antes de dormir. Dos semanas enteras sin saber qué significaba y decidí buscar respuestas, las que fueron muy claras. Lo que yo creía solo era una amistad de mi parte se convirtió en una admiración y gusto, pero es solo eso pues no estoy en mi plan de conquistar a nadie, ya que por desgracia o fortuna mía estoy acostumbrada a ser conquistada y no a lo contrario.

Puedo aceptar que veo en él a un ser humano muy valioso, inteligente, divertido, bueno, sincero, sencillo, trabajador, responsable, servicial y muchas cualidades más, pero realmente no busco más que seguir siendo su amiga.

A veces las confesiones se pueden confundir y me queda claro que cuando tu amigo empieza a gustarte lo único que creo debes hacer es quedarte en silencio



Síguenos en nuestras redes sociales.
 

  
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com